El ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, ha señalado este viernes que el derrumbe de un edificio en Los Cristianos que ha dejado por ahora dos muertos y cinco personas sin localizar es una "desgracia", y ha prometido que el Estado que no va a "ahorrar ningún esfuerzo.

En declaraciones a los periodistas tras visitar la zona en compañía de las autoridades locales, ha comentado que la tarea es "dura y difícil", por lo que ha remarcado el apoyo del Gobierno central "en todo lo que sea necesario", tanto en cuanto a los medios materiales y humanos como en el apoyo a las familias afectadas.

"Que cuenten con nosotros, vamos a seguir estando siempre, apoyando al pueblo canario en una tragedia como la que estamos viviendo", ha explicado.

El ministro ha dicho que el dispositivo de seguridad y rescate está coordinado por el alcalde de Arona, José Julián Mena, y ha destacado que todo se está haciendo "con la prudencia necesaria" y teniendo presente que los objetivos de rescate y seguridad "son irrenunciables".

"Esto va a ir por el camino que tiene que ir, y me siento muy satisfecho de esa coordinación, le doy las gracias al alcalde por liderarla, es significativo que una autoridad local dirija a sus propias fuerzas. Me siento muy satisfecho, y deseo que esto tenga el mejor fin posible", ha comentado.

Morenés ha avanzado que pasará la noche en Tenerife y mañana sábado volverá a inspeccionar las labores de desescombro y rescate que se realizan en la calle Valle Menéndez, y ha precisado que aunque se han ofrecido todos los medios a las autoridades locales, también se debe "dimensionar el esfuerzo" y no aportar "elementos inútiles".