En un intento de convencer a los malagueños de cara a una futura consulta ciudadana para determinar el futuro de los antiguos terrenos de Repsol, el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga contempla el rediseño del proyecto original ampliando hasta unos 130.000 metros cuadrados el espacio público, incluyendo zona verde y viario, pero sin renunciar a sus tres torres —la cuarta es del 'banco malo'—. Una actuación que, según defiende, movería una inversión de unos 255 millones y generaría más de 3.000 empleos.

Además, desde la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) se lanza un mensaje claro: modificar esta actuación, recogida en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), supondría "cambiar la estrategia de ciudad". Y es que, según se ha advertido, "es algo más que un gran parque, es un proyecto dentro de una estrategia".

Así lo han trasladado este viernes a los periodistas técnicos de la Gerencia de Urbanismo y el concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, y los ediles de los distritos de Carretera de Cádiz y de Cruz de Humilladero, Raúl Jiménez y Teresa Porras, respectivamente. Una comparecencia en la que han mostrado un vídeo con su propuesta, que responde al título de 'Más que un gran parque'.

El espacio para parque aumenta desde los 70.000 metros cuadrados iniciales gracias al cambio de uso de equipamientos previstos, atendiendo a las posibilidades que ofrece la ley, por lo que no sería necesaria la modificación del planeamiento urbanístico, y a cuestiones como la reducción del espacio destinado a aceras por ejemplo.

Según Pomares, el proyecto planteado en estos terrenos, propiedad del Ayuntamiento y de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), movería una inversión de 255 millones de euros, de los que 30 millones serían para la urbanización.

Ha defendido, por ello, este proyecto, en tanto que supondrá "la transformación de Carretera de Cádiz y de Cruz de Humilladero", y ha incidido, asimismo, en la necesidad de viviendas y de empleo. "No estamos dispuestos a renunciar a eso", ha apostillado, agregando, más aún, que "se trata de una transformación pensada durante años, razonada y bien estructura".

Crear una nueva centralidad

Carlos Lanzat, arquitecto de la GMU y que ha trabajado en el diseño de este proyecto, ha precisado que esta actuación responde a las nuevas posibilidades generadas tras el soterramiento de las vías del tren para "mejorar la vida de los ciudadanos". Para ello, se persigue generar en los antiguos terrenos de Repsol una nueva centralidad, convertida, a su vez, en nexo central entre Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero.

En este punto, el arquitecto de la Gerencia ha defendido las edificaciones previstas, asegurando que tendrían calidad arquitectónica y ambiental y harían que el proyecto fuera sostenible, es decir, "útil para más personas".

Lanzat ha explicado el contexto para entender este proyecto y que pasa por un distrito el de Carretera de Cádiz caracterizado históricamente por "una amalgama de edificaciones" y consiguientemente, por "falta de espacios públicos y por problemas de movilidad".

Para su solución, los distintos planeamientos urbanísticos han tratado de oxigenar este espacio y, de hecho, ya en el de 1983 se hablaba de un parque para la finca en la que se levantaban los bidones de Repsol, pero advirtiendo de que, sin ningún otro uso, se superaba la capacidad presupuestaria del Ayuntamiento.

El concejal de Ordenación del Territorio ha insistido en la idea de que "si tocamos Repsol, se toca toda la estrategia de ciudad después de diez años", al tiempo que ha subrayado que "el PGOU es el resultado de una estrategia, del trabajo de un equipo de gente para ver dónde va a estar la ciudad en los próximos 15 o 20 años, no es fruto de la idea de un iluminado".

"es algo más que un dibujo"

En suma, ha advertido de que el debate en torno al futuro de los terrenos de Repsol "no es si hacemos un bosque o una torre más, es algo más que un dibujo, aquí está en juego todo el PGOU y la estrategia de ciudad".

De hecho, Pomares ha precisado que "es la propuesta no del PP, sino de la ciudad, del Ayuntamiento", y, por ello, ha dicho estar "convencido" de lo positivo de la actuación prevista por la Gerencia en este espacio situado entre las avenidas de Europa y Juan XXIII.

El resto de grupos,

Que "estén a la altura"

Ha pedido, en consecuencia, al resto de grupos municipales, que hablan de destinar todo el espacio —unos 177.500 metros cuadrados— a un gran parque o de crear un bosque urbano ganando el suelo de las torres del Ayuntamiento, que presenten "proyectos reales, efectivos y viables jurídica y económicamente". "Que estén a la altura de los trabajadores de la Gerencia y den soluciones a la historia de Málaga porque no se trata de hacer un concurso dibujos", ha resaltado.

"No queremos proyectos de los años 80 ni tampoco de iluminados, que no sabemos ni si son legales", ha afirmado, apostando de nuevo por el diseñado por la Gerencia, en tanto que conlleva "la regeneración del espacio urbano consolidado", cuenta con "seguridad jurídica y económica" y promueve aspectos como "empleo, viviendas y zonas verdes".

Sesiones explicativas

Un trabajo explicativo que llevarán a cabo en las próximas semanas con las federaciones de asociaciones de vecinos, el sector empresarial —Cámara de Comercio y Confederación de Empresarios de Málaga (CEM)— y los colegios profesionales. De igual modo, este lunes se constituirá la mesa de trabajo que deberá preparar la consulta popular para determinar el futuro de los antiguos terrenos de Repsol.

Al respecto, Pomares ha hecho hincapié en que el caso de los antiguos terrenos de Repsol no es de los cines Astoria y Victoria, que "es una simple parcela". "Aquí no se debate un uso, sino la estrategia del desarrollo urbano sostenible", ha precisado.

JIMÉNEZ:

"vamos a ganar"

Los tres concejales del PP han afirmado que desde su grupo no se va a evitar la consulta ciudadana, tal y como aprobó por unanimidad el Pleno municipal. Además, el edil de Carretera de Cádiz se ha mostrado seguro de que "vamos a ganar porque este proyecto ilusiona más, hay parque, viviendas y equipamientos".

Además, ha advertido de que una modificación del planeamiento implicaría una demora de unos tres años, aparte de que supondría un mayor desembolso económico. Por todo ello, ha criticado que "se haya engañado a la gente" reduciendo el debate a "parque o torres".

La concejala de Cruz de Humilladero ha dicho, por su parte, estar dispuesta a consensuar un proyecto entre la propuesta que avala el equipo de gobierno y las alternativas de los demás grupos de la oposición.

Eso sí, ha considerado "muy aburrido tener sólo un parque", y ha señalado que "la gente pide equipamiento dentro, que sea un espacio vivo". Además, ha incidido en la reclamación del sector comercial, que demanda más población en este entorno.

Consulta aquí más noticias de Málaga.