El Ayuntamiento de Ondarroa (Bizkaia) prevé que los vecinos de la primera línea de las viviendas afectadas por el desprendimiento de Kamiñalde el pasado mes de marzo no podrán regresar a las mismas durante al menos un año y el resto durante un mínimo de cuatro meses.

Así lo han anunciado los representantes del Ayuntamiento en una reunión celebrada este viernes en la Kofradía con las 176 familias afectadas. Por ello, se ha decidido permitir el acceso durante unas horas a viviendas y comercios afectados para poder recoger las pertenencias necesarias, según ha informado el Ayuntamiento.

En la reunión, el Consistorio ha informado a los asistentes sobre los trabajos que se están realizando en Kamiñalde. Los técnicos han dado detalles sobre las tareas realizadas hasta ahora y lo que queda por hacer.

Los vecinos podrán acceder este sábado a sus viviendas a partir de las 9.00 horas para que puedan recoger las pertenencias necesarias. Los expuestos a menor peligrosidad podrán permanecer dentro una hora y el resto 30 minutos.

El Ayuntamiento adjudicará a cada vecino un horario para poder acceder a sus viviendas y ha pedido a los vecinos que respeten las normas establecidas. Además, les ha solicitado que sigan las instrucciones de los trabajadores municipales, los bomberos, la Ertzaintza y los servicios de emergencia, que permanecerán operativos este sábado.

"No debemos olvidar que estamos ante una situación de emergencia. Por ello, debemos seguir las indicaciones de los técnicos y evitar así imprevistos", ha indicado el alcalde de Ondarroa, Zunbeltz Bedialauneta.

Demanda de pisos vacíos

Hasta ahora, el Ayuntamiento de Ondarroa ha tenido problemas para recolocar a los afectados, por una parte, porque el proceso que gestiona Alokabide va "más lento de lo deseado" y, por otra parte, porque no hay disponible el número de viviendas necesarias para responder a esa demanda.

Por ello, el Consistorio se ha reunido con representantes del Gobierno vasco y de Alokabide, y les ha pedido que aceleren el procedimiento habitual para poner las viviendas en alquiler, porque la situación que se está viviendo en Ondarroa es "de emergencia". Junto a Alokabide, el Ayuntamiento ha analizado también la situación de cada vivienda, con el objetivo de poder dar una rápida solución a los problemas generados.

Además, ha hecho un llamamiento a los vecinos de la comarca para que dejen en manos de Alokabide las viviendas vacías. "Aún no tenemos suficientes casas para cubrir las necesidades de todos los afectados. Por ello, queremos pedir de nuevo que se dejen a disposición de Alokabide las viviendas vacías. Todavía la necesidad es grande", ha añadido el alcalde.

Toda la información necesaria para ello se puede consultar en el enlace: http://www.udalbarriak.eus/2016/04/12/alokabidek-etxebizitza-hutsak-dituzten-jabeei-deia-egiten-die/.

Entre los afectados también han surgido dudas sobre el pago de los gastos derivados de la vivienda. En este sentido, el Consistorio está trabajando para reducir lo máximo posible esos gastos. De momento y hasta que la situación se normalice, los afectados no tendrán que pagar los impuestos de vado o basura.

El Ayuntamiento también está trabajando en la línea de subvenciones. Después de realizar múltiples gestiones, ha conseguido una subvención de 65.000 euros para los comerciantes. Con esta ayuda, los propietarios de los comercios afectados dispondrán de una subvención de 500 euros para pagar el alquiler mensual. También se quiere disponer de otra subvención para cubrir las necesidades de los vecinos afectados. Más adelante, se dará a conocer el proceso a seguir para solicitarlo.

Servicio de atención en la casa maskulu

A partir del martes y con el objetivo de responder a la situación de emergencia, se pondrá en marcha el nuevo servicio de atención, formado por asistentes sociales y un coordinador de Alokabide. Con esta medida, la Diputación de Bizkaia pretende responder a las necesidades de los afectados de manera directa.

El Ayuntamiento también ha trasladado esta misma semana las oficinas de Lanbide y KZ Guneak, situadas en la calle San Ignazio a unas nuevas ubicaciones. La primera se encuentra ahora en la primera planta de la Cofradía y la segunda, en la primera planta de la Escuela de Pesca, en el mismo lugar en el que estaba antes de pasar a la calle San Ignazio.

En adelante, el Ayuntamiento quiere mantener una comunicación directa con los vecinos. Para ello, seguirá reuniéndose con la asociación de afectados y ha invitado a los representantes de las viviendas que no se encuentran representadas dentro de la asociación a acudir a la reunión.

"Queremos hacer llegar a los vecinos toda la información de la que disponemos y para ello disponemos de una página web, www.udalbarriak.eus y de cuentas de Twitter y Facebook asociadas a la misma", ha señalado Bedialauneta, quien ha reiterado su disposición a seguir realizando reuniones mensuales abiertas, en el caso de que surjan temas a analizar.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.