Cantabria recuperará en 2018 el nivel del PIB que tenía antes de la crisis, aproximadamente dos años más tarde que el conjunto de España, que se prevé que lo haga a lo largo de 2016, según un estudio de la Fundación Alternativas y la Universidad de Cantabria.

Las conclusiones de este 'Informe Económico y Social de Cantabria. Invierno 2015-2016' han sido presentadas este viernes por el vicepresidente de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius; el presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), Emilio Ontiveros, y los autores del estudio, que son los profesores de la UC Patricia Moreno y Ángel Agudo, exconsejero de Economía y Hacienda del primer bipartito en Cantabria de PRC y PSOE (2003-2011).

En este trabajo, que se ha realizado por tercer año consecutivo, se señala que la economía de Cantabria está en una "fase positiva de crecimiento", si bien el ritmo es "claramente menor" que en el conjunto del país, lo que hará que vuelva a recuperar los niveles precrisis más tarde.

Se subraya que desde el inicio de la crisis, en 2008, el PIB de Cantabris se redujo hasta 2015 en un 5,4 por ciento frente a la caída del 0,8 por ciento del conjunto del país, comparando los cuatros trimestres de esos años.

Elementos diferenciadores del "peor" comportamiento de cantabria

En una rueda de prensa anterior al acto público de presentación del estudio, sus autores han aludido a algunos elementos diferenciadores de la economía cántabra que podrían explicar el "peor comportamiento" de la región en comparación con la media nacional.

Uno de los elementos que, según este estudio, ha tenido más incidencia en este peor evolución de Cantabria ha sido la peor marcha de la industria regional que la del conjunto del país.

Y es que, según se señala en el informe y ha explicado la profesora Patricia Moreno, la economía de Cantabria ha visto reducido el valor de su producción entre 2008 y 2015, cerca de un 8,7%, dos puntos porcentuales más que en el conjunto de España, donde esa disminución fue del 6,6%.

Se indica que este comportamiento más negativo de Cantabria frente al conjunto nacional es algo que viene ocurriendo "de manera sostenida" desde 2013.

En este sentido, Agudo ha apuntado que la industria cántabra, que supone un 21% del PIB regional, exporta menos que la media nacional; pertenece a sectores de "poco valor añadido" y está "muy centrada en sectores maduros".

A esto se une, según el informe, la caída en innovación, inversión y desarrollo hasta retroceder en los últimos tres años hasta la situación que había, según el exconsejero, "hace diez".

Además de la peor marcha de la industria, el informe señala también como elementos que pueden justificar esa "peor" evolución de la comunidad autónoma es que ésta cuenta con rentas disponibles un 10% por debajo de la media nacional (datos de 2014) cuando antes de la crisis estaba un 4% por encima de ésta; registra un crecimiento de la población más "vertiginoso" de la población en riesgo de pobreza, y ha experimentado una caída de la inversión.

Respecto a este último aspecto, Agudo ha señalado que la inversión es la "antesala del empleo" y considera que sin ella tampoco habrá creación de puestos de trabajo.

Como otros factores, se alude en el informe a la pérdida de población de la comunidad; a la tendencia decreciente de la tasa de cobertura de desempleo y a niveles salariales un 10% más bajos que la media del país.

Contexto económico,

Político y social

Este diagnóstico sobre la económica y social de Cantabria se acompaña en el informe de datos que dibujan cuál es la coyuntura económica mundial y nacional.

En relación al contexto nacional, se señala que España terminó 2015 con un avance en el crecimiento, al igual que en 2014, si bien "débil", "poco reflejado en la vida cotidiana de los ciudadanos" y que no ha conseguido, según el estudio, la recuperación del consumo y de la inversión para hacerlo "sostenible y progresivo".

La afección del contexto político de españa en la economía

En la rueda de prensa previa a la presentación del informe sobre Cantabria, Sartorius, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, vinculada al PSOE, ha advertido de los efectos "muy negativos" que, a su juicio, está teniendo para la economía del país la "incertidumbre" política en España, con un Gobierno en funciones y con una situación en la que, a su juicio, le da "toda la impresión" que se va "inexorablemente" hacia la celebración de unas nuevas elecciones generales a final de junio.

Sartorius ha opinado que la celebración de nuevas elecciones y el actual contexto de incertidumbre "no es bueno" para una economía que todavía registra, según ha dicho, un crecimiento "débil e incierto".

A esta situación económica, se suma, según ha dicho, una situación social "bastante insoportable" que exigiría "tomar medidas cuantos antes", y el contexto internacional y existente.

Respecto a esto último, ha alertado de que, en estos momentos, España está "fuera de juego" en el contexto europeo e internacional ya que, según ha dicho, con un Gobierno funciones, "practicamente no cuenta".

El vicepresidente de la Fundación Alternativas ha subrayado que en Europa se están tomando decisiones importantes y "todo se mueve a gran velocidad" y ha opinado que, mientras eso ocurre, "España no está en el campo de juego". "Creo que esto es negativo", ha dicho.

"La interinidad no es biena porque paraliza decisiones importantes", ha dicho Ontiveros, que se ha mostrado de acuerdo con la reflexión de Sartorius.

Como ejemplo de estas decisiones que pueden resultar afectadas por la situación que vive España, ha citado las negociaciones que debe afrontar el país con la UE sobre el cumplimiento del objetivo de déficit.

En este sentido, ha afirmado que para España "sería bueno" contar ya con un ministro que no estuviera en funciones y pudiera acudir a Bruselas a pedir una "prórroga" en el cumplimiento de los objetivos de déficit o a reclamar una "mayor flexibilidad".

Respecto a la economía española, Ontiveros ha advertido que el "viento de cola" que sopló en 2014 y 2015 que aceleró los ritmos de crecimiento de España "ya están empujando menos", por lo que prevé que el país en 2016 no crezca más que un 2,5%.

Además, ha señalado que, aparte de la importancia de la "cantidad" del crecimiento España, se debe atender también a la "calidad" del mismo y, en ese sentido, ha opinado que el país "necesita fortalecer aquellas bases de capital" (físico, humano o tecnológico) que le permitan un "crecimiento mejor".

Para conseguirlo, ha afirmado que ese capital de España y de Cantabria debe estar basado en el conocimiento para ser "mejor".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.