Endesa ha retirado, tratado y gestionado 291 toneladas de residuos durante el 2015 en las comarcas leridanas, desechos de todo tipo de las obras de mantenimiento y de mejora de la red eléctrica.

De este material, 139 toneladas corresponden a residuos especiales, como aceite aislante, emulsiones de agua con aceite y transformadores, y el resto es chatarra, aisladores, escombro, cableado eléctrico, palos de hormigón, papel y plásticos, según un comunicado de la compañía.

El tratamiento de buena parte de estos residuos se ha llevado a cabo en las instalaciones de la compañía en el barrio de Magraners con contenedores específicos para cada tipo de residuo, además de un almacén cerrado para residuos especiales.

Consulta aquí más noticias de Lleida.