El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha subrayado este viernes que él no tira "la toalla" y seguirá buscando conformar el "gobierno del cambio" con Ciudadanos y Podemos, aunque ha dicho que el líder de este último partido, Pablo Iglesias, "tendrá que explicar por qué el cambio empieza por controlar los servicios de inteligencia de este país".

En un acto con militantes socialistas en Córdoba, Sánchez, que ha sido presentado por el secretario general del PSOE en dicha provincia y presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán, ha recordado que él apuesta por "un gobierno social", en el que "estén representadas las tres fuerzas políticas del cambio", las cuales suman, según ha recordado, "199 diputados, que son muchos más que la mayoría absoluta", y que votan "igual", a la hora de acabar con "los desahucios" y "con los aforamientos", y a favor de "subir el salario mínimo".

Por eso, y tras haber firmado con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, un pacto con 200 medidas, muchas de ellas con incidencia en los ámbitos social y laboral, Sánchez mantiene su "mano tendida" a Iglesias, con disposición a sentarse con él para ver cómo se puede "mejorar" dicho pacto, pidiéndole que, para ello, "anteponga los intereses generales a los particulares".

En este sentido, Pedro Sánchez ha señalado que Iglesias, "cuando a habla de sillones no parece que hable de sillones sociales, razón por la que, a su juicio, el líder de Podemos "tendrá que explicar por que el cambio empieza por controlar los servicios de inteligencia de este país", ya que, los socialistas, cuando pretenden gobernar, es para ocuparse "de la educación, de la sanidad, del trabajo y de la protección de los desempleados".

De hecho, según ha subrayado, hay "millones de españoles indignados" con las políticas sociales y laborales del PP y "con la corrupción" en dicho partido y que "no votaron a Iglesias para mantener a Rajoy y a este gobierno en funciones", ni tampoco para que "le dé una nueva oportunidad" con una posible repetición de las elecciones generales.

De ahí que Sánchez esté dispuesto a mejorar el pacto que cerró con Ciudadanos "de acuerdo" con Iglesias, al que ha preguntado "en cuáles" de las 200 medidas del citado pacto "no está de acuerdo", instándole a, en cualquier caso, poner "en marcha las otras, porque eso es mucho mejor que dejar a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno".

En su opinión "merece la pena que las tres fuerzas juntas podamos recuperar la universalidad de la sanidad pública, acabar con los copagos farmacéuticos y con la corrupción del PP".

En mayo "presidente"

Sánchez, quien ha estado acompañado por la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, y por el presidente de la Diputación cordobesa, Antonio Ruiz, en una visita previa a los Patios de Córdoba, cuya fiesta se celebra cada año en mayo, se ha comprometido a volver para visitarlos entonces, afirmando que lo hará "como presidente del Gobierno".

Precisamente, en pos de ese objetivo, ha anunciado que él no se va a rendir, "pese a los desplantes y pese a los insultos", porque entiende que, al igual que los socialistas, "los votantes de Ciudadanos y de Podemos han defendido siempre el punto final al Gobierno de Mariano Rajoy", y va a trabajar, "hasta el último minuto de la legislatura", para lograr el acuerdo que haga posible el "gobierno del cambio".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.