Sevilla saldó el jueves de su tradicional Feria de Abril con "gran afluencia" de personas al recinto ferial y los "mejores números" en los indicativos asociados a la asistencia de público, así como con tres personas detenidas, 24 intoxicaciones etílicas, 23 pruebas de alcoholemia positivas, una mujer asistida por un "infarto grave" dentro de una caseta y un "expediente sancionador", con previsible "retirada de licencia", a una caseta cuyos titulares cobraban "diez euros" por el acceso a la misma.

El concejal de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, ha dado cuenta este jueves de las incidencias y principales cifras del jueves de la Feria de Abril, acompañado del director del Centro de Coordinación Operativa (Cecop), Rafael Pérez, y la gerente de la sociedad municipal Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam), Virginia Pividal.

Los responsables municipales han defendido, rotundamente, que el jueves de esta edición de la Feria de Abril arroja "los mejores números" de este año, con cifras "quizá históricas". Comenzando por una "gran afluencia" de personas al recinto ferial, han detallado que al mismo accedieron 757 carruajes de caballos, un 15 por ciento más que el jueves de la Feria de Abril de 2015 y el mejor registro en la materia "desde 2004"; mientras la sociedad municipal Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) transportó al recinto ferial y su área de influencia a 213.216 viajeros frente a los 175.549 pasajeros contabilizados durante el jueves de la Feria de 2015; y Lipasam recogió 286.360 kilos de basura en el real y sus aledaños frente a los 255.895 kilogramos recogidos el jueves de Feria de 2015.

De otro lado, el metro de Sevilla cosechó 150.240 usuarios, una cifra "récord" que supone un incremento del 20,95 por ciento respecto al jueves de Feria del pasado 2015 y que rebasa en más de 5.000 viajeros su anterior registro histórico, que se produjo también durante una Feria de Abril. Del mismo modo, han expuesto que el macro aparcamiento del Charco de la Pava contabilizó un 20 por ciento más de ocupación que el jueves de la Feria de 2015.

318

Asistencias sanitarias

En materia de incidencias, el dispositivo sanitario habilitado por la Cruz Roja y la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061 registró un total de 318 asistencias, entre las que figuran, por ejemplo, 24 intoxicaciones etílicas (las mismas que el jueves de Feria de 2015), 23 lipotimias, 36 lesionados por golpes, 58 por heridas variadas, 13 personas atendidas por "patologías respiratorias", dos por consumo de sustancias estupefacientes, nueve por quemaduras y tres por dolencias cardiacas.

Fruto de todas estas incidencias, 16 personas fueron evacuadas desde el recinto ferial y su área de influencia, hasta alguno de los centros hospitalarios de la ciudad, entre ellas una mujer de unos 50 años que sufrió un "infarto grave" mientras disfrutaba de la Feria en la caseta correspondiente al número 51 de la calle Gitanillo de Triana. También entre las incidencias ya desgranadas se incluyen los casos de dos menores de tres y 13 años de edad que fueron atendidos al sufrir cuadros de "convulsiones".

En otro apartado de incidencias, tres personas fueron detenidas por atentados a los agentes de la autoridad o resistencia a la autoridad, siendo levantadas por la Policía Nacional 227 actas por posesión de sustancias estupefacientes. Entre los 1.016 controles de alcoholemia practicados, 23 de ellos arrojaron resultado positivo, incluyendo la de un conductor que protagonizó un accidente de tráfico en el área de influencia del recinto ferial. No obstante, los responsables municipales han defendido que el índice de siniestralidad ha caído un 15 por ciento, toda vez que el jueves de Feria de 2015 se saldó con 40 pruebas de alcoholemia positivas.

Actuaciones contra la venta ambulante

Igualmente, y en materia de inspección, fueron clausurados dos negocios por venta de alcohol a menores de edad e intervenidos cinco kilogramos de productos al ser detectada alguna incidencia en la "cadena de frío", no llevar acompañado el correspondiente etiquetado o no ser transportados en vehículos habilitados para el transporte de alimentos. Además, fueron decomisados entre 60 y 70 kilogramos de productos fruto de la "venta ambulante".

Del mismo modo, Juan Carlos Cabrera ha dado cuenta de un expediente sancionador incoado por el Ayuntamiento contra los titulares de la caseta bautizada como "Cambio de Tercio", la "antigua caseta Esmeralda", por una "infracción muy grave" de las ordenanzas al cobrar "diez euros" por la entrada a su interior. Dicho expediente, según ha augurado Cabrera, implicará previsiblemente la "retirada de la licencia" a los titulares de la caseta.

Por último, la Policía Local realizó unas 20 actuaciones en la calle Costillares, al detectar la venta de "botellas y vasos grandes de rebujito" en "mesas de playa" y al margen de cualquier autorización o licencia, tratándose de una práctica "organizada" que los agentes están combatiendo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.