El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha lamentado que el ministro de Industria, José Manuel Soria, no presentara su dimisión hace unos meses atrás porque, a su juicio, así se podría haber evitado el cierre de Elcogas en Puertollano (Ciudad Real), un cierre basado en "mentiras".

El presidente regional, que ha firmado un convenio con la Diputación de Ciudad Real para la celebración de FENAVIN Contact, ha subrayado que los políticos deben dimitir cuando mienten y ha agregado que es una "lástima" que los papeles de Panamá no hubieran salido antes "porque nos habrían ahorrado las mentiras y las estrategias para cerrar Elcogas".

Aunque ha eludido pronunciar en ninguna ocasión el nombre de José Manuel Soria, ha destacado que hay ocasiones en el que las mentiras "duelen al que las hacen" y otras "a toda la sociedad" como, ha dicho, ocurre en Castilla-La Mancha que, además de la pérdida de empleo en Elcogas y de masa industrial en Puertollano, tiene "la espada de Damocles encima con una instalación nociva" como el cementerio nuclear de Villar de Cañas (Cuenca), una infraestructura que también ha achacado a "mentiras".