El portavoz del Grupo Municipal de Cambia Logroño en el Ayuntamiento de la ciudad, Gonzalo Peña, ha pedido este viernes la dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Sáinz, y del comisario jefe de la Policía Local, Fernando Fernández Beneite, por las tres últimas oposiciones a diversos cargos dentro del cuerpo.

Además, en rueda de prensa, Peña ha adelantado que va a pedir un pleno extraordinario sobre este tema, que ha calificado como de "extrema gravedad", al tiempo que ha apuntado que "Sáinz y Fernández Beneite son responsables de un tema que nació viciado desde el principio, y debe haber un debate público sobre lo ocurrido, que merece una explicación más allá de un pleno ordinario y actuaciones firmes".

"Las oposiciones han estado teledirigidas de antemano", ha afirmado el portavoz de Cambia, quien se ha referido, en concreto, a la Comisión especial de investigación sobre una de las tres pruebas,la que preveía la provisión de ocho plazas para oficial de la Policía Local.

En el informe particular del Grupo, como ha detallado Peña, en la Comisión se realizaron varias sesiones, con diversas comparecencias. En la primera, se produjo la del técnico responsable de formación, la del director del Personal y la de Miguel Sáinz. Sin embargo, ha lamentado que "como en ocasiones anteriores, no acudió ningún miembro del tribunal".

En aquella sesión, los dos primeros reconocieron "que no se había establecido nota de corte para el examen teórico en las bases de la convocatoria, sino que se decidió con posterioridad". Por su parte, Miguel Sáinz, sobre la no admisión a las pruebas de dos aspirantes, "esgrimió que es una cuestión técnica que corresponde al tribunal".

La segunda sesión de la Comisión se centró en las declaraciones de los aspirantes. Fueron, en total, 33 solicitudes para las 8 plazas previstas, de los que dos no pudieron finalmente concurrir. De los 31 restantes, dos decidieron no presentarse a la prueba psicotécnica, y de los 29 restantes, aprobaron 19.

De estos 19, 17 aspirantes aprobaron la prueba física, y, posteriormente, otros 5 suspendieron el examen teórico. Al final, de los 12 restantes, ocho fueron los que aprobaron el examen práctico. Peña ha recordado que "se registraron dos escritos, ambos rechazados, hablando de la amistad del presidente del tribunal, Antonio Román Camacho, con uno de los aspirantes", cargo de la Asociación de Criminólogos.

"Llama poderosamente la atención -añade el informe de Cambia- que de los 33 aspirantes que son llamados, tan solo acuden ocho a la Comisión, es decir, la cuarta parte del total. Y todos ellos, realizan declaraciones similares", con ideas sobre la falta de justicia en la oposición o que "la gente está hasta las narices de ver cosas raras".

Especialmente, en el caso de las dos personas que no se pudieron presentar desde el primer momento, Peña ha señalado que "no se reconoció su curso de habilitación", una posibilidad contemplada en la convocatoria y que "no era un elemento formativo a valorar, solamente contaba como capacitación para poder concurrir a las pruebas. Algo que se había hecho anteriormente, y que, en este caso, no se tuvo en cuenta.

Las pruebas.

En cuanto al desarrollo de las pruebas, el portavoz de Cambia ha relatado que "hay un aspirante que llega tarde", lo que automáticamente debería haberle dejado fuera. Sin embargo, se le permitió hacer la prueba "produciéndose un agravio comparativo con el resto de participantes".

Lo "más grave", para Gonzalo Peña, es que el propio Fernando Fernández Beneite, miembro además del tribunal calificador, "animó en el transcurso de una prueba a este aspirante", llegando incluso "a correr a su lado durante el desarrollo de un ejercicio en el que se lesionó", un hecho que debería haber dejado a Beneite "fuera del tribunal".

Justamente este aspirante "acaba siendo uno de los aprobados, y en las actas de la prueba no consta ni su retraso "que podía ser causa de suspenso, ni que fue animado por un miembro del tribunal".

A esto se une, por otro lado, el error que cometen cuatro aspirantes en el ejercicio práctico debido a un doble procedimiento para la misma casuística -un acta de intervención y un juicio inmediato de faltas a la vez- "lo cual es algo incorrecto".

Por contra, estas personas fueron "quienes mejor nota obtuvieron", mientras que "otro aspirante con el examen más completo y que mejor está resuelto, resultó suspendido".

La tercera sesión de la Comisión se centró en el peritaje del ejercicio práctico, en el que Peña ha destacado que "tras la realización de los ejercicios prácticos, se constata la modificación de los criterios.

Un cambio, ha especificado, que se da "entre la jornada de realización de la prueba", con criterios altamente detallados y extensos, y días después, con la lectura de los ejercicios, con criterios "que dejan un margen muy abierto a la subjetividad".

Por otro lado, según los subinspectores que realizaron el peritaje, los exámenes deberían haber sido corregidos con plantilla, ante lo que afirman desconocer la manera en que se realizó y con qué criterios de valoración, y que no saben si hay un patrón de respuesta común, "una coincidencia en las respuestas de varios aspirantes".

CONCLUSIONES.

Todo ello lleva a Cambia a concluir en su informe que "no ha existido igualdad en las condiciones para todos los aspirantes a estas ocho plazas de oficiales de la Policía Local" y que "el tribunal no ha actuado de forma objetiva, sino totalmente subjetiva".

De este modo, el Grupo propone "que se impulse un procedimiento para la revisión de oficio y se declare la nulidad o anulabilidad" de estas oposiciones, incluyendo "la valoración que el tribunal calificador hizo de los casos prácticos y el cambio en los criterios de selección".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.