Bantierra, Caja Rural de Aragón, ha finalizado el ejercicio 2015 con un margen de intereses de 75 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 12,2 por ciento respecto al año anterior. El beneficio neto se ha situado en 6,5 millones de euros, resultado motivado por la especial política de prudencia adoptada.

La Asamblea General de Bantierra, primera entidad aragonesa de crédito cooperativo, ha aprobado este viernes las cuentas anuales del ejercicio 2015, en el que los resultados recurrentes (los derivados de la actividad ordinaria) han crecido más de un 45 por ciento.

El mantenimiento del nivel de los fondos propios y la gestión del riesgo han favorecido una mejora de los niveles de solvencia hasta el 10,75 por ciento, con un superávit de recursos propios de 98 millones de euros.

La entidad ha logrado mantener estable su volumen de créditos, en un entorno en el que el sector descendía más de un -4 por ciento. Se han concedido más de 18.700 operaciones de crédito y préstamo, lo que representa un crecimiento de un 29 por ciento respecto al año anterior.

En cuanto a los recursos gestionados de clientes, se han incrementado en un 1,4 por ciento hasta los 5.085 millones de euros. Destaca el crecimiento en productos de desintermediación financiera, como seguros de ahorro y fondos de inversión, productos donde Caja Rural de Aragón presentó un crecimiento del 14,6 por ciento.

Este aumento ha sido la causa fundamental del incremento de las comisiones en un 7 por ciento, superando las tasas medias del sector, ha detallado Bantierra en una nota de prensa.

Crecen los clientes

La entidad ha continuado creciendo en el volumen de clientes gestionados. Así, las empresas que depositan su confianza en Bantierra se han incrementado en un 3,7 por ciento (sector agroalimentario, cooperativas, pymes, emprendedores) y se han captado 34.858 nuevos titulares (lo que implica un crecimiento del 75 por ciento).

De esta forma, Bantierra se mantiene como entidad "de referencia" en su zona tradicional de actuación, al mismo tiempo que continúa su proceso de implantación en las zonas de expansión.

En cuanto al negocio agrario, Bantierra ostenta en Aragón una cuota del 31,7 por ciento en la tramitación de PAC, destacando la penetración en el mercado de las provincias de Huesca y Zaragoza con el 36,7 y 42,6 por ciento, respectivamente.

La entidad ha realizado un "notable saneamiento" de su balance presentando un ratio de cobertura del 70 por ciento, "muy superior a la media del sector que se sitúa en el 58 por ciento".

Costes de explotación

Respecto a los costes de explotación, Caja Rural de Aragón ha continuado con su plan de contención del gasto, con un crecimiento de esta partida "en tan solo un 0,8 por ciento, cifra por debajo de la media del sector".

Este esfuerzo ha tenido reflejo en el ratio de eficiencia, que ha bajado hasta el 53 por ciento desde el 59,4 por ciento del año anterior. En cuanto a la liquidez estructural, se ha mantenido un ratio cercano al cien por cien.

Bantierra, como el Grupo Caja Rural, continúa con una apuesta decidida por la digitalización: incrementando la oferta de productos y servicios a través de canales alternativos, fomentando el uso de la banca electrónica, las aplicaciones móviles y la correspondencia digital.

En la reunión celebrada este viernes se ha transmitido a los socios la importancia de compaginar el desarrollo de las nuevas tecnologías y la comunicación a través de las redes sociales, con la calidad y cercanía en el servicio, defendiendo un modelo de banca pegada al territorio, como factor diferencial respecto a los grandes bancos.

"moderada satisfacción"

En el transcurso de la Asamblea General de Delegados, el presidente de Bantierra, Luis Olivera Bardají, ha mostrado su "moderada satisfacción" por los resultados obtenidos teniendo en cuenta el complejo entorno financiero.

Olivera ha destacado especialmente el hecho de que un 64 por ciento de las operaciones de préstamo formalizadas en el ejercicio han ido destinadas al sector agroalimentario, las cooperativas, pymes y autónomos, "es decir, a aquellos sectores más pegados al territorio en el que estamos presentes, a la creación de riqueza más cercana, a los sectores de economía social a los que Bantierra nunca ha dado ni dará la espalda".

Por su parte, el nuevo director general de la entidad, Luis Ignacio Lucas Domínguez, ha transmitido, en su primera comparecencia ante los socios, los principales ejes de actuación para los próximos años centrados "en la mejora de la eficiencia organizativa y de balance, en afianzar nuestro posicionamiento líder en el sector agroalimentario y en mejorar la cuota de mercado en sectores como las Pymes y las familias".

El director general de Bantierra ha considerado "imprescindible" fortalecer la vinculación de la entidad con su mercado tradicional, "aquel que reclamó nuestra existencia, la de las cajas rurales, y al que tenemos que seguir mimando ofreciéndoles el importante valor añadido de nuestra especialización y nuestra experiencia de décadas".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.