El consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya, ha explicado que en la Comunidad ya han sido tratados 1.260 pacientes con hepatitis C, el 63 por ciento de los que corresponde según el estado de desarrollo de la enfermedad, y "se prevé que a lo largo de este año" se pueda llegar hasta los 2.000 pacientes diagnosticados entre las fases 2 y 4.

Así lo ha manifestado en una comparecencia ante la Comisión de Sanidad de las Cortes autonómicas, donde ha presentado, a petición propia, el plan estratégico para el manejo y control de la hepatitis C en Aragón y donde ha aclarado que "no se sabe cuándo se acabará de tratar esta patología puesto que aparecerán más casos".

El consejero ha remarcado que el tratamiento está asegurado para todos los pacientes que la sufren, con el objetivo de atenderlos "cuanto antes". "No se ha negado a nadie" y "no se tiene en cuenta el precio", además de que esta es una "medida que tiene gran eficacia de cara al futuro" y va a suponer "un ahorro importante para la sanidad".

Asimismo, ha indicado que esta patología causa más muertes ahora que el virus del Sida, con más de 10 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, "por primera vez se tiene un tratamiento eficaz y aplicable a la mayoría de la población afectada" gracias a unos nuevos fármacos, que en Aragón se comenzaron a suministrar en abril de 2015.

Celaya ha detallado que en la Comunidad se gastó el año pasado entre 25 y 26 millones de euros para atender a estos pacientes, para precisar que el tratamiento tiene en estos momentos un coste de 14.000 euros por enfermo, si bien ha aclarado que cuando se comenzó a suministrar era de 60.000 euros, variación se debe al pacto con la industria farmacéutica y a la aparición de nuevos medicamentos.

CRIBADO

El responsable de Sanidad ha anunciado como "acción inmediata" la puesta en marcha de un estudio piloto de cribado en pacientes con riesgo de sufrir hepatitis C en los centros de atención primaria "para saber cómo abordar el cribado definitivo".

El objetivo es "conocer quién puede contagiar" para "evitar que haya nuevos casos". En este punto, ha aclarado "en el momento actual solo están diagnosticados el 30 por ciento" de los pacientes y en la Comunidad podría haber unos 22.000 individuos con serología positiva, de los que 15.772 estarían infectados, el 70 por ciento. Esto supone que faltan por diagnosticar 11.000 personas y que 5.180 serían subsidiarias de tratamiento por el avance de su enfermedad.

Celaya ha añadido que "la mayor parte de la infección oculta se encuentra en personas nacidas entre 1945 y 1965, fecha que se amplía 1970" porque en ese momento no se conocía la enfermedad, que, además, "es asintomática hasta alcanzar los estadios más avanzados".

El consejero ha expuesto reseñado que se va a nombrar a un responsable y un equipo autonómico que se encargue de implantar y evaluar el plan y se pondrá en marcha en mayo el registro de pacientes ya diagnosticados y de pacientes que vayan apareciendo.

Evitar contagios

Celaya ha indicado que se van a revisar y adecuar los planes de cada hospital para evitar la transmisión de la hepatitis C e incrementar el conocimiento de la enfermedad en los proveedores de salud y servicios sociales ya que actualmente estas instituciones es donde haber mayor riesgo de contagio.

Con esta finalidad, se realizarán folletos, cursos y talleres, tanto en hospitales como en centros de salud, así como en residencias de personas mayores, casas de acogida y otros centros.

Además, se va a realizar un plan de formación en atención primaria y especialmente a las enfermeras que se van a encargar de informar a los pacientes de los trámites para el tratamiento, que, entre otras cosas, incluye la realización de un fibroescan, que permite calificar el estado de la patología.

En este punto, ha indicado que actualmente solo hay uno en el Hospital Clínico de Zaragoza, que los profesionales estiman suficiente, si bien ha reconocido que "conforme hagamos el cribado", si será necesario adquirir alguno más, para apostillar que su coste "es muy bajo" y "no habrá problema".

Además, el consejero ha manifestado que habrá estrategias educativas para el personal sanitario y los pacientes afectados y sus familiares y ha subrayado en el interés de que estos últimos conozcan bien los síntomas, modo de contagio y pronóstico.

Sebastián Celaya ha agregado que hay que también educar a la población en general "para lo que es útil contar con la participación de las asociaciones de pacientes", con campañas diseñadas conjuntamente con ellas.

Más transparencia

La diputada del PP, Carmen Susín, ha pedido "transparencia" y "conocer mes a mes" a cuántos pacientes se ha tratado con antivirales en 2015, así como la partida ejecutada, cuestiones que ha requerido al Gobierno por escrito y no le ha facilitado porque "los datos no me cuadran", para advertir que Aragón "es la tercera por la cola" en cuanto al avance en el tratamiento de esta patología.

La representante del PSOE, Olvido Moratinos, ha defendido la necesidad de "abordar la prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los pacientes con celeridad, no con tranquilidad, como se ha hecho desde el Gobierno central, por la gravedad e importancia del problema y del factor tiempo", para apuntar que en Aragón se está tratando a los pacientes y se va a iniciar "la fase de cribado".

La parlamentaria de Podemos, Itxaso Cabrera, ha lamentado que "las políticas neoliberales de Europa se haya cebado con las personas que están afectadas de hepatitis C" y ha solicitado a Celaya "que se apueste por la asistencia sanitaria pública" y "no por la privatización" y mercantización de la misma, para interesarse por "cuándo se va a poner en marcha el plan y con qué presupuesto".

La diputada del PAR, Berta Zapater, ha rechazado que esta cuestión se use como "arma arrojadiza" entre el Gobierno central y las Comunidades y ha preguntado si hay alguna persona que esté en fase avanzada y no se esté tratando, para opinar que el Gobierno debe dar "toda la información" y expresar su apoyo para "combatir esta enfermedad".

José Luis Juste, de Ciudadanos ha reivindicado "aplicar a todos los enfermos el tratamiento necesarios y tener iniciativas para prevenir el contagio", exigiendo "equidad y accesibilidad para todos por igual" y una campaña informativa precisa, "sensata y que no provoque alarma social", entre otras medidas, así como contar con fibroescan en Huesca y Teruel y que el coste del tratamiento "sea menor".

La parlamentaria de CHA, Carmen Martínez, que ha intervenido por el grupo mixto, también ha preguntado por la posibilidad de dotar de fibroscan "en todo el territorio para poder trabajar mejor", mientras que ha criticado las declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre la repercusión de este tratamiento en el gasto sanitario porque "no se debería poner precio a las políticas de salud".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.