El delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, ha defendido este viernes que cualquier solución que se dé para retirar los restos de amianto existentes en el toledano barrio de Santa María de Benquerencia —conocido como el Polígono— han de pasar por los propietarios.

"En medio ambiente hay un dicho que dice que quién contamina la paga. En el Polígono hay unos suelos que son de unos propietarios donde hay amianto. Cualquier salida que se le dé tiene que pasar por los propietarios", ha insistido el delegado de la Junta, preguntado por los medios sobre este asunto concreto durante su visita al Centro de Energías Renovables (CORE) y el Centro de Operación de Distribución de Iberdrola la capital regional.

Tras precisar que todas las administraciones implicadas están dispuestas a colaborar, ha insistido en que en la solución ha de estar también los propietarios de estos suelos, que están declarados como suelos urbanos y tienen un valor. "No se puede mirar siempre a la Administración", ha criticado.

Nicolás, preguntado por posibles medidas que la Administración regional podría adoptar para presionar a los propietarios, a modo de ejemplo, ha dicho que una de las posibles soluciones podría ser declarar el terreno como suelo contaminado. "Aunque no lo he estudiado y no quisiera meterme en charcos. A lo mejor no hay que mover esos restos, sino clausurarlos. Ya se verá, para eso se ha creado una comisión", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Toledo.