Un bebé en brazos
Una imagen de un bebé en brazos. EP

Una mujer de Gales no podrá llamar 'Cyanide' —Cianuro en español— a su hija. Así lo ha decidido un trinunal británico que ha impedido que la pequeña se llamase igual que la sustancia química dañina, según informa la agencia AP.

La madre, cuya identidad no ha trascendido, tuvo gemelos y pretendía poner Predicador a su hijo varón y su hija Cyanide y consideraba que la denominación del veneno es "un nombre precioso", refiriéndose a las acciones positivas para las que dio uso y poniendo como ejemplo que ayudó a matar al líder nazi Adolf Hitler.

Las autoridades locales se opusieron en el momento de la elección, y un juez de familia falló en contra de la madre en septiembre, diciendo que no estaba actuando del modo adecuado para asegurar el bienestar de sus hijos.

Ella desafió el fallo y defendió que era su derecho a elegir los nombres de sus hijos. Sin embargo, este jueves se publicó una sentencia en la que tres jueces del Tribunal de Apelación ratificaron la decisión anterior.

Uno de los jueces, Eleanor King, dijo que era "uno de esos casos más raros" en los que había tenido que intervenir. "Es difícil ver cómo la niña puede llevar el nombre del veneno mortal como algo más que un rechazo completo hacia ella de su madre biológica", añadió.

La mujer tiene un largo historial por abusar de las drogas y padecer problemas de salud mental. Sus hijos han sido enviados a casas de acogida.