González Pons
El eurodiputado del PP y exconseller de Presidencia valenciano, Esteban González Pons, durante su declaración por videoconferencia como testigo en el juicio del caso Nóos. EFE

El exvicesecretario de Estudios y Programas del PP Esteban González Pons ha dicho, en su comparecencia como testigo del caso Nóos, que consideraba que esa firma era "una ONG", que Iñaki Urdangarin cobró 382.000 euros pese a no haber hecho nada para preparar la candidatura de los Juegos Europeos, y que el esposo de la Infanta Cristina y su exsocio Diego Torres "eran un tándem muy difícil de igualar y repetir".

De hecho, ha aseverado que si el Instituto hubiera realizado el trabajo por el que percibió los 382.000 euros públicos para preparar la candidatura de Valencia como sede de la I edición de unos Juegos Europeos, que nunca llegaron a celebrarse, la ciudad "habría llegado a presentar finalmente su candidatura".

Durante su declaración por videoconferencia desde Estrasburgo, el ahora eurodiputado y que fuera consejero delegado de la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana, una de las entidades que en 2005 rubricó el convenio para la realización de estos trabajos, ha recordado que fue el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps -citado a declarar por su parte este viernes- quien anunció la propuesta de los juegos en el debate de estado de la Comunidad, en septiembre de 2005. González Pons ha manifestado que no mantuvo ninguna reunión específica con Camps para abordar este proyecto.

Respecto a su papel, Pons ha asegurado que no se reunió con Urdangarin "ni con nadie" en relación con este proyecto. Sí ha manifestado que la participación de su empresa pasaba por poner su experiencia al servicio de Nóos "para ayudarles", aunque ha precisado que, tal y como constaba en el convenio, la Sociedad Gestora "no pagaba ni cobraba dinero", sino que el desembolso de los fondos correspondía a la Generalitat.

Una "ONG"

De hecho, el que la empresa participase en el acuerdo partía de una propuesta de la Abogacía de la Generalitat, tal y como ha recordado, puesto que "era una buena idea que estuviera impicada dado su experiencia en la Copa América. Me pareció congruente: se necesitaba una sociedad instrumental al lado de Nóos", ha incidido González Pons, quien se ha referido a la entidad propiedad de Urdangarin y Torres como ONG o asociación sin ánimo de lucro ya que "así consta en el convenio".

González Pons ha negado asimismo que el documento fuese suscrito "de tapadillo" -por haberse firmado el 23 de diciembre- puesto que del mismo se informó públicamente a los medios.

No obstante, ha manifestado que "durante cinco meses nadie me apretó con el trabajo. Yo era la tercera parte y no noté [que se hiciera] nada".

Según ha apuntado, el acuerdo, tenía dilatada su vigencia y no contaba con dotación presupuestaria, toda vez que ha asegurado no haber tenido constancia de que hubiera problemas en el pago de facturas -la Generalitat rechazó el pago de 1,9 millones a favor de Nóos por falta de justificación- porque "cuando empezaron a presentarlas yo ya estaba en otro departamento".

En concreto, en el acuerdo, aparecen plasmadas las firmas de González Pons, del exvicepresidente del Consell de la Generalitat Víctor Campos, y de Diego Torres.

"Gran evento" en Valencia

Tal y como reza el convenio, la intención de la Generalitat pasaba por contar con la colaboración de Nóos en el diseño de "un gran evento polideportivo de carácter internacional y de nueva creación, cuya primera edición se dispute en Valencia, que permita potenciar y proyectar la imagen de la Comunidad Valenciana en el mundo como referente en la organización de grandes eventos deportivos", denominado genéricamente Juegos Europeos.

Sin embargo, nada de lo que contemplaba el documento se llevó finalmente a cabo -contratación de asesores conocedores de la problemática olímpica de 45 países, confección del dossier de la candidatura, favorecer la presencia del proyecto en foros internacionales-, a pesar de que el Instituto Nóos acabó percibiendo por el convenio un total de 382.203 euros públicos.

Del mismo modo, el eurodiputado ha sido interpelado en torno a una reunión en la que estuvo presente junto a Urdangarin y Torres, respecto a la cual ha explicado que ésta se produjo con posterioridad, concertada por su predecesor en el cargo y ya cuando era conseller de Urbanismo, y el contenido del encuentro no tenía nada que ver con los JJEE.

Urdangarin, "absoluta solvencia"

Por otraparte, también declaró el exvicepresidente de la Generalitat de Valencia Víctor Campos, que ha asegurado que Urdangarin, como miembro de la Casa Real y del Comité Olímpico Español y medallista, ofrecía "absoluta solvencia" para asumir el proyecto de Juegos Europeos.

"Nos ofrecían absoluta solvencia a la hora de tener la capacidad de impulsar el proyecto", ha dicho Campos sobre por qué la Generalitat firmó un convenio con el Instituto Nóos, que lideraban Urdangarin y su socio Diego Torres, profesor de la escuela de negocios Esade.