El Pleno del Ayuntamiento de Camargo ha aprobado este miércoles de forma definitiva, con el apoyo de todos los grupos salvo el PP, el presupuesto de 2016, que asciende a algo más de 30 millones de euros.

Previamente se ha rechazado la alegación presentada por el exalcalde y portavoz del PP, Diego Movellán, con el voto de PSOE, PRC, IU y el concejal no adscrito, que han acusado al principal partido de la oposición de "demorar" la aprobación del presupuesto con el objetivo de "paralizar" la gestión del equipo de Gobierno y el funcionamiento del Ayuntamiento.

La alcaldesa, Esther Bolado, ha tachado de "torpeza política grandísima" la postura del PP. El exalcalde y portavoz popular les ha replicado que "no se puede paralizar algo que ya está paralizado", y que no se puede culpar al PP de que el presupuesto se apruebe en abril.

Movellán ha reconocido que el problema no es el presupuesto, sino "quién y cómo lo gestiona", y ha advertido que la "sobrevaloración" de la partida de ingresos del Estado puede "derivar en recortes" a lo largo del ejercicio.

El interventor municipal, Eduardo Arnaiz, que ha informado en contra de la alegación, ha explicado durante el pleno que una alegación basada en una partida en concreto no es motivo de oposición al presupuesto. El concejal de Hacienda, Hector Lavín, ha dicho que "parece ser" que Movellán "no confía en un técnico, habilitado nacional, al que hace nueve meses encumbraba".

"no va a haber recortes"

Ha añadido que el presupuesto se basa en estimaciones que se van a ir corrigiendo a lo largo del ejercicio, ha asegurado que "no va a haber recortes" y que en el caso de que los hubiera, "desde luego" no se harían "en las partidas que ayudan a las personas que lo están pasando mal". "Si hace falta, no se preocupe que nos volveremos a bajar el sueldo, otro 35% si hace falta", ha dicho.

El portavoz del PSOE, Carlos González, ha afirmado que el PP "se ha echado al monte", ha opinado que "ha hecho el ridículo" con la alegación, y ha señalado que ante la abstención inicial de IU, Movellán vio "la oportunidad de tumbar el presupuesto y no le tembló la mano". Además, le ha acusado de "invadir los despachos y asaltar a los técnicos por las ventanas y los pasillos".

El debate se ha convertido en todo un cruce de acusaciones y reproches que se remontan hasta el inicio de la legislatura. Así, Lavín y González han acusado a Movellán de "alentar a las masas" para que en la investidura de Esther Bolado como alcaldesa, "se montara un escrache".

Por su parte, el concejal no adscrito y responsable de Servicios Sociales, Marcelo Campos, ha dicho que el presupuesto es "claramente diferente" a los anteriores.

El portavoz de IU, Jorge Crespo, ha destacado que el informe del interventor es "demoledor" y pese a ello, el PP "intenta retrasar" la aprobación del presupuesto "para tener más comisiones y plenos". Y ha añadido que el equipo de Gobierno ha entendido que "ahora lo que toca es la negociación y el acuerdo".

Movellán se ha preguntado qué ha hecho a IU cambiar de opinión desde su abstención inicial, que según ha dicho se produjo porque sus bases "pedían la cabeza política" del concejal de Urbanismo y portavoz del PSOE, Carlos González. "Era una imposición política de sus bases para apoyar a Bolado como alcaldesa; no sé qué hizo (Carlos González) pero consiguió que quién pedía su cabeza política ya no lo hiciera", ha apostillado.

Por otro lado, ha señalado que cuando gobernaba el PP, los demás grupos también votaban en contra del presupuesto "y en ningún momento les satanicé ni dije que fueran irresponsables".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.