FMI
El director del Departamento de Asuntos Fiscales, Vítor Gaspar, durante la presentación del informe "Estabilidad Financiera Global" en la sede del Banco Mundial en Washington. Ryan Rayburn / EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) afirmó este miércoles que es importante que "se despeje cuanto antes la incertidumbre política" en España, para mantener un crecimiento sostenido en su economía, y señaló que el país debe realizar un "considerable" ajuste fiscal a un "ritmo moderado".

"La incertidumbre, sea de cualquier tipo, incluida la política, no es buena y, por tanto, lo importante es que cuanto antes se despeje sobre el curso futuro de las políticas a aplicar en España, mejor", afirmó el director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, el español José Viñals.

Viñals, que fue subgobernador del Banco de España, agregó que "las políticas económicas que son saludables para la economía española, independientemente de cuál sea el Gobierno que las lleve a cabo, deben ser políticas que fomenten un crecimiento sostenido que lleve consigo la creación de empleo para reducir la tasa de paro".

Por su parte, el director del Departamento de Asuntos Fiscales, Vítor Gaspar, afirmó que "la economía española está funcionando bien, con un fuerte crecimiento", al referirse a las previsiones del organismo divulgadas este martes.

Ajuste a medio plazo

Esas previsiones sitúan la expansión del producto interior bruto (PIB) español en un 2,6 % este año y en un 2,3 % el próximo, por encima de la media de la zona euro del 1,5 % y el 1,6 %, respectivamente.

España requerirá un considerable ajusteNo obstante, Gaspar aseguró que "España debe tener un plan a medio plazo para controlar la senda de la deuda, y eso requerirá un considerable ajuste, que debería darse a un ritmo comedido".

El Gobierno español recientemente reconoció que el déficit fiscal de 2015 superó el objetivo acordado con Bruselas del 4,2 %, y fue del 5 %.

Aunque el Fondo no ha actualizado sus cifras de 2015, sí que apuntó que este año España también rebasará la meta del 2,8 % pactada con los socios europeos, y será del 3,4%.