Las Federaciones de asociaciones de vecinos de Zaragoza y de Teruel han celebrado este miércoles, 13 de abril, un encuentro en esta última ciudad para estudiar las fórmulas de apoyo al pequeño comercio, una primera toma de contacto entre ambas organizaciones que ha contado con la asistencia de los gerentes de ambas entidades.

El gerente de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), Óscar Garcés, ha explicado que "el problema es el mismo, nos están cerrando los comercios" y ha puesto como ejemplo que en Zaragoza "40.000 personas jóvenes se han ido fuera del área consolidada a las nuevas zonas de extrarradio que supone otra forma de comprar".

En esta primera reunión, se han repasado diversas iniciativas para fomentar el comercio de proximidad llevadas a cabo en Teruel y Zaragoza que ha sufrido un fuerte descenso de comercios tradicionales en los últimos años, unos 14.000, por la crisis y el impacto de las grandes superficies, han apuntado.

Una de las iniciativas analizadas ha sido la que desde hace varios años desarrolla la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Teruel que ha expuesto su gerente, Rodolfo Pangua. Se trata de una tarjeta de cliente en la que los comerciantes asociados acumulan pequeños descuentos que después se puede utilizar para pagos en cualquier comercio asociado.

Según el gerente de la FABZ, esta iniciativa "es interesante", pero debería estudiarse una posible aplicación en Zaragoza. Por su parte, Pangua ha apostado por "una ciudad compacta" que favorezca el pequeño comercio y ha reivindicado que esta actividad sea tenida en cuenta por las Administraciones, frente al "recorte" en las subvenciones del Gobierno de Aragón.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Teruel, Pepe Polo, ha sostenido que "queremos barrios vivos", mientras que "con persianas cerradas no hay vida".

Consulta aquí más noticias de Teruel.