"Si en este país hubiera que investigar todas las retiradas de acusaciones que se producen, no habría suficientes UDEF para investigarlas". Así se ha pronunciado la abogada Virginia López-Negrete, acusación popular en el caso Nóos, ante las investigaciones impulsadas en torno a Ausbanc y Manos Limpias así como en relación a la retirada de las acusaciones -por parte del sindicato al que representa la letrada en Nóos- contra el excontable de esta entidad Miguel Tejeiro.

Se trata de unas pesquisas centrada en presuntas extorsiones llevadas a cabo contra entidades bancarias de las que se encarga la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional y que han sido coordinadas por el juez central de Instrucción Número uno de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz.

En declaraciones a Europa Press, la abogada ha expresado su "indignación" por estos hechos y ha anunciado que impulsará acciones legales contra quienes promuevan este tipo de acusaciones. López Negrete ha subrayado en este sentido que su actuación como letrada "ha sido y es impecable y dentro de la legalidad".

Tal y como ha explicado, la retirada de la acusación contra Tejeiro, "práctica habitual en el día a día de los procedimientos judiciales, ha sido fruto de varias circunstancias", como el hecho de haber seguido "la línea ya aplicada con anterioridad por el Ministerio Público: si tan ilegal es su actuación, cosa que atenta contra la inteligencia humana, también lo sería la actuación del fiscal".

Del mismo modo, ha señalado que "como consecuencia del conocimiento de determinados pactos que se engendraron con anterioridad al inicio de las sesiones del juicio del caso Nóos, la acusación popular a la que represento se enteró de la estrategia urdida" entre Iñaki Urdangarín y su exsocio Diego Torres "en aras de evitar la cárcel y de urdir un pacto en el que responsabilizaran de todo al señor Tejeiro".

Un aspecto que, ha aseverado, obligó a la abogada, con el objetivo de obtener un testimonio "veraz", a la condición procesal de Tejeiro de acusado a testigo, "en la que tiene obligación de decir verdad".

En este contexto, López-Negrete se ha mostrado "indignada y cansada de tantas falsedades" vertidas contra ella "con el sólo objetivo de intentar desprestigiar el trabajo realizado en el caso Noos como consecuencia de haber sentado en el banquillo a la Infanta Cristina", por lo que ha anunciado "rotundamente acciones penales contra quien insinúe cualquier atisbo de ilegalidad en su actuación procesal".