UGT alerta, tras conocer los datos del IPC de marzo, "sobre la prolongación de una situación de estancamiento del consumo que tiene un claro reflejo en el comportamiento bajista de los precios".

Ni siquiera la actividad propia de la Semana Santa, resalta en comunicado de prensa, "consigue contrarrestar los efectos negativos del desempleo, de la pérdida de coberturas sociales y de la devaluación salarial sobre el consumo".

En efecto, la cada vez mayor incidencia del desempleo de larga duración, "que ya representa cerca del 60% del total", y la extensión de un empleo esencialmente precario y mal remunerado, unidas a la incertidumbre generada por las dificultades para conformar Gobierno, "continúan lastrando una demanda y un consumo que aún no se habían llegado a recuperar ni con fortaleza ni de forma sostenida en esta fase de incipiente recuperación económica".

En este contexto, UGT considera necesario un ejercicio de responsabilidad "que compete a nuestras fuerzas políticas para poner en marcha un Gobierno de cambio", cuya política de rentas "asegure la ganancia de poder adquisitivo de los salarios y de las prestaciones públicas, elevando el SMI, indicadores como el IPREM y las pensiones".

Asimismo es necesario actuar de forma contundente, y en todos los niveles administrativos, contra las bolsas de pobreza y desigualdad generadas por las políticas antisociales de la anterior etapa de gobierno, "porque solo si la recuperación llega a la mayoría de la población podremos hablar de salida de la crisis, de crecimiento estable y de progreso social", concluye.

Consulta aquí más noticias de Murcia.