Un varón de 40 años, con domicilio en Cigales (Valladolid), ha sido detenido como presunto autor de un delito de incitación al odio tras realizar comentarios en Internet en los que aseguraba que celebraba la muerte, en acto de servicio, de un agente de la Guardia Civil en Barbastro (Huesca).

Según han informado fuentes de la Guardia Civil en un comunicado recogido por Europa Press, al ahora detenido se le imputa también un delito de defraudación de fluido eléctrico que fue detectado en su domicilio en el momento de la detención, mientras que se añade la posibilidad de que se le impute por injurias a la familia del agente que perdió la vida el pasado 4 de marzo al ser atropellado por un vehículo que se dio a la fuga.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, ha procedido a la detención de A.A.D.F, de 40 años de edad, con domicilio en la localidad Cigales, después de la comunicación recibida de la página web de la Guardia Civil, el pasado 17 de marzo, sobre varios comentarios en los que el ahora detenido aseguraba alegrarse del reciente fallecimiento del agente José Antonio Pérez, zamorano de nacimiento.

Al mismo tiempo, según el comunicado, vertía insultos hacia su Persona, su familia y la Guardia Civil, por lo que se iniciaron gestiones en cumplimiento al Protocolo de Actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para los delitos de odio y conductas que vulneran las normas legales sobre discriminación, encaminadas al posible esclarecimiento de los hechos, así como identificación del supuesto autor y posible detención.

El comunicado recuerda que los comentarios vertidos por esta persona "generaron tal alarma social que se produjo una difusión viral por las diferentes redes sociales".

Simultáneamente, la Guardia Civil de Zamora llevaba a cabo investigaciones, como consecuencia de la denuncia presentada en el Puesto de la Guardia Civil de Zamora relativa a "comentarios similares".

A medida que avanzaban estas investigaciones, se descubrió que todos estos comentarios en redes sociales, a pesar de haber gestionado diversos perfiles en las mismas, correspondían a la persona ahora detenida, que se jactaba sin ocultar su verdadera identidad.

Una vez culminada la labor operativa de la Guardia Civil y averiguado su domicilio, el pasado domingo se procedió a su detención como supuesto autor de dos delitos de incitación al odio. En la intervención en la vivienda que habitaba el detenido en Cigales, se descubrió también que cometía una supuesta defraudación de fluido eléctrico en la vivienda que habitaba en la localidad de Cigales.

Al ahora detenido la constan numerosos antecedentes por delitos anteriores.

Según el Código Penal, son 'Delitos de Odio' todas las infracciones penales en las que se atente contra la propiedad o las personas en las que la víctima es seleccionada por su pertenencia a un grupo concreto, entendido como tal aquel que tenga como característica común de sus miembros un determinado origen nacional o étnico, lenguaje, color, religión, edad, discapacidad, orientación sexual u otro factor similar.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.