La labor preventiva y coordinada entre la Policía Local de Sevilla y la Guardia Civil se ha saldado este pasado martes de feria de Sevilla con la realización de 1.588 controles de alcoholemia en las vías más cercanas al Real y en los accesos a la capital, y 57 inspecciones de salud y consumo en locales comerciales.

En una nota, el Consistorio hispalense ha informado de que el control de alcoholemia se ha llevado a cabo especialmente en la SE-30, aunque el número de casos positivos "ha ascendido a sólo 26, apenas un 1,62 por ciento del total".

Igualmente, el Ayuntamiento ha señalado que debido a las abundantes lluvias durante la pasada jornada, ha bajado la utilización de los medios de transporte público y también el uso del vehículo privado a tenor de la menor ocupación de los aparcamientos habilitados.

El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, que ha presidido este miércoles la Mesa de Coordinación de la Feria de Abril ha hecho especial hincapié en esa "labor preventiva" que ha permitido que en el conjunto de la extensa área con controles para la Feria "no se produjera ayer ni un solo accidente de circulación". Junto con los 1.588 controles de alcoholemia se efectuaron otros 124 de estupefacientes.

En esta Mesa han participado responsables de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, 061, Emergencias 112, Metro de Sevilla, Confederación de Empresarios de Sevilla y representantes de los distintos servicios de emergencias, delegaciones, organismos autónomos y empresas del Consistorio de Sevilla coordinados a través del Cecop.

Esta actividad preventiva se ha desplegado también en otros ámbitos del Real de la Feria y en sus proximidades con la inspección de casetas y locales comerciales para evitar problemas, entre ellos de consumo y de salud.

Una freidora conectada a un motor diésel

A modo de ejemplo, se ha destacado una denuncia contra una caseta que tenía una freidora conectada a un motor de diesel, la retirada de 500 kilos de hielo en los que se había roto la cadena de frío y el cierre de un establecimiento justo en las inmediaciones del recinto ferial por motivos de seguridad.

Según ha apuntado el Ayuntamiento, han sido 57 los establecimientos y actividades inspeccionadas este pasado martes, además de señalar también que todas las casetas del recinto ferial han sido inspeccionadas previamente por Policía Local y Bomberos.

En cuanto al transporte público, Tussam ha transportado a 138.799 viajeros hasta el Real, un 22,05 por ciento menos que en la misma jornada de la Feria de 2015, debido a la menor afluencia por las lluvias, y en el caso del Metro se ha reducido el 28,74 por ciento, hasta 99.981 viajeros. El tránsito de carruajes ha caído un 32 por ciento, al pasar de 603 a 410. La ocupación en los parkings para vehículos privados se quedó a la mitad.

En cambio, sí ha aumentado la actividad global de Lipasam, el 15 por ciento con respecto a la misma jornada de 2015, con la recogida de 127.080 kilos de basuras, 14.360 de envases de vidrio y 2.080 de embalajes de cartón. Entre las razones por esa mayor actividad de Lipasam: la retirada de los desperfectos en los farolillos. Emasesa, por su parte, ha intensificado la actividad para limpiar los imbornales y que absorbieran toda el agua caída por la abundante lluvia.

Emergencias 112 ha atendido en esta pasada jornada un total de 63 incidencias, "todas ellas sin importancia", aunque entre las 32 intoxicaciones etílicas atendidas ha resaltado la de un menor de edad, de ahí que Juan Carlos Cabrera haya realizado "un llamamiento a la responsabilidad de los padres". En el caso del Cecop, han sido 85 incidencias, la mayoría sanitarias.

El delegado ha agradecido "el esfuerzo" de todos los organismos participantes en esta Mesa de Coordinación para la Feria 2016 al tiempo que ha destacado la "normalidad de los primeros días de la Feria y que el dispositivo especial está funcionando bien y arrojando buenos resultados".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.