Mario Conde
El exbanquero Mario Conde, antiguo presidente del consejo de administración de Banesto cuando el banco fue intervenido tras la crisis de la identidad. EFE

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha decretado prisión sin fianza para Mario Conde por delitos de blanqueo de capitales y organización criminal, entre otros, después de la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil sobre la actividad de Conde en la supuesta repatriación de dinero de 13 millones de euros de Suiza y otros ocho países, procedente de Banesto, a lo largo de las últimas dos décadas.

Santiago Pedraz decide también que el abogado del exbanquero vaya a prisión sin fianza y determina, a su vez, arresto domiciliario para su hija Alejandra. De esta manera, el exbanquero regresará a prisión, esta vez a Soto del Real.

En el auto, Pedraz justifica su decisión de enviar a Conde a prisión por el riesgo de que, de permanecer en libertad, entorpezca una investigación que está bajo secreto de sumario, aunque no descarta reconsiderar en un futuro su decisión. Entre otras cosas, el juez considera que existen indicios suficientes de blanqueo de capitales en sendas cuentas corrientes de Catalunya Caixa controladas por Mario Conde y por su hija Alejandra.

Por lo que respecta a su hija, señala que "dada su situación familiar" en relación con su hijo, que el juez no especifica, puede sustituirse la prisión por el arresto domiciliario.

El expresidente de Banesto fue detenido este lunes en Madrid, acusado de un presunto delito de blanqueo de capitales, organización criminal, frustración de la ejecución —de sentencias como la del 'caso Banesto'— y delito contra la Hacienda Pública.

Además de Conde, los agentes de la Guardia Civil detuvieron a Mario y Alejandra, los dos hijos del exbanquero, y a otras cuatro personas: Francisco Javier de la Vega, Francisco de Asís Cuesta, Roland Stanek y María Cristina Álvarez Fernández.

Las investigaciones en el marco de la 'operación Fénix' han desvelado que el exbanquero repatrió 13 millones de euros saqueados de Banesto desde ocho países distintos desde 1999, a pesar de que se declaró insolvente para hacer frente a las indemnizaciones derivadas de sus condenas e incluso pidió dinero para pagar fianzas para salir de la cárcel.

"Excesivas medidas cautelares"

Poco después de conocerse la decisión del juez, el letrado que representa a Mario Conde, Ignacio Peláez, ha calificado de "excesivas" las medidas cautelares adoptadas por el juez, y ha recordado que su defendido "siempre ha cumplido con sus obligaciones", ya que en otras ocasiones ha disfrutado del tercer grado penitenciario sin riesgo de fuga alguno.