Muestra tu escudo de armas

Decoración. La heráldica, una tradición medieval que cuenta con una gran significación histórica, puede ayudarte a crear un original rincón en tu casa.
Todas las familias cuentan con un escudo de armas que narra su historia, independientemente de su origen noble o plebeyo. (E.G.J.)
Todas las familias cuentan con un escudo de armas que narra su historia, independientemente de su origen noble o plebeyo. (E.G.J.)

Los escudos de armas de los guerreros y caballeros se pusieron de moda en el siglo xii. Servían para identificarse en batallas y torneos. Estos distintivos pasaron a la arquitectura y se hizo costumbre que las familias los tuviesen en sus casas labrados en piedra, en tapices e, incluso, en la vajilla.

Ha pasado el tiempo y la heráldica se ha convertido en un arte que sirve a un propósito estético. Puedes personalizar tu vivienda con tu escudo de armas, adquiriéndolo en diversos materiales o elaborándolo tú mismo.

De nobles y plebeyos

Todas las familias tienen escudo aunque no pertenecieran a la nobleza. Existen libros de referencia y páginas web donde saber cómo es tu escudo, como www.heraldaria.com, en la que puedes verlo dibujado con sus colores y formas genuinas.

Suelen ser de colores llamativos y contrastados. Es interesante averiguar el sentido de los elementos que lo integran: por ejemplo, una banda roja significa que tu antepasado estuvo en las Cruzadas; la presencia de un lobo implica que defendió con valor un castillo o una torre que tenía a su cargo. Cada color y forma nos cuenta una historia de nuestros ancestros.

Cada soporte, un precio

Puedes adquirir tu escudo en cualquier variedad. La más barata (entre 20 y 40 euros) es en pergamino pintado para enmarcar. Un escudo en cerámica cuesta unos 120 euros y en madera o piedra sale por cerca de 250 euros.

Sin embargo, lo ideal sería que tú mismo lo elaborases. Sus formas son sencillas y puedes pintarlo con cualquier material o bordarlo en tela. El dibujo del escudo es invariable, pero la cimera –el casco y los penachos de adorno de la parte superior– la puedes elegir entre muchos tipos y decorarla a tu gusto.

En la entrada de tu casa, el recibidor o el salón, tu escudo de armas causará gran impresión a tus invitados. Y, si te enteras bien de su historia, podrás presumir de las gestas de tus antepasados. Los más atrevidos o hábiles pueden incluso tallar el escudo en madera o hacerlo en escayola para colocarlo en el exterior, como era costumbre en muchas localidades españolas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento