Los docentes e investigadores de la Universidad de Almería José Antonio Álvarez y Antonio Becerra, junto al investigador Nicolás Gil, han diseñado un casco destinado a medir la actividad encefalográfica de los niños que se someten a los test con los que habitualmente se les diagnostica el trastorno por déficit de hiperactividad (TDAH).

Este proyecto de investigación, que ha estado coordinado por los profesores de la Universidad de Almería, y del centro escolar La Salle, se ha puesto ya en práctica con alumnos de este centro, según ha indicado la institución académica en una nota.

La diadema electroencefalográfica es un dispositivo que "emplaza sensores en zonas clave de nuestra cabeza para registrar la actividad encefalográfica ante estímulos y tareas de memoria de trabajo", ha asegurado los investigadores, quienes han detallado que el invento permite detectar este tipo de trastorno "con un método más objetivo" así como "ajustar las dosis de medicación según cada caso".

De la misma forma, el aparato permite entrenar a los niños para ser conscientes de su pérdida de atención y a cómo reaccionar sobre ella. El casco también aporta información al docente y orientador para preparar el material de manera especial, al saber cómo y ante qué reaccionan estos niños, de forma que se reduzca la pérdida de atención.

El desarrollo del dispositivo y su software nacen de la "preocupación" sobre la medicación que se suele dispensar en los casos de TDAH. Según han indicado los responsables del proyecto, "es una medicación —sal de anfetamina— que no se debe subestimar. El metilfenidato, o cualquier otra derivada de la meta anfetamina es una medicación cuyos efectos aún no están muy claros a largo plazo y suelen tener efectos sobre el sistema nervioso, pueden causar paranoias o tendencias suicidas", han apuntado antes de recordar que este compuesto se suministra "a niños de cinco o seis años".

Álvarez ha explicado que "la idea era disponer de algún elemento que aportara objetividad sobre el diagnóstico de un problema tan serio como éste. Los test que se pasan al niño y a su familia son subjetivos, además luego se hace una media a las respuestas de todos y si la media supera un umbral se puede decir que el niño padece TDAH".

Los investigadores han destacado las "amplias expectativas" que manejan a partir de los primeros resultados. "De poder mostrar la efectividad que estamos experimentando, sería incluso una propuesta para que la Consejería de Educación pudiera revisar su utilidad y lo tuvieran todos los colegios de la comunidad autónoma", ha añadido Becerra.

Consulta aquí más noticias de Almería.