Se negaba a abandonar el domicilio familiar y exigía a la hija de uno de ellos la cantidad de 5.000 euros

La asistente había sacado, en extracciones de 2.000 euros, de forma paulatina y con el paso de los años, la cantidad de 121.000 euros

Agentes de la Policía Nacional han detenido a una mujer como presunta autora de un delito de apropiación indebida, estafa y usurpación de identidad.

A principios de este mes la Comisaría de Distrito de San Andrés recibió una denuncia donde una señora manifestaba que la señora que cuidaba a su padre y a su tío se negaba a abandonar el domicilio donde trabajaba como interna sino se le entregaba la cantidad de 5.000 euros.

Tras iniciarse la investigación oportuna, el Grupo de Policía Judicial de esas dependencias policiales pudo determinar que la cuidadora, aprovechándose de la situación de vulnerabilidad de las personas a las que asistía, así como de las circunstancias personales de la denunciante, hija y sobrina de los estafados, se había apropiado de forma paulatina de 121.000 euros a través de extracciones bancarias que había ido realizando a lo largo de los años dedicada al cuidado de sus víctimas.

La susodicha también utilizó la identidad de los fallecidos para contratar los servicios de dos operadoras de telefonía móvil con los que obtuvo un terminal de telefonía y ha llegado a generar una deuda de 896 euros.

La Policía Nacional ha procedido a su detención; una mujer de nacionalidad rumana.

La investigación y detención ha sido llevada a cabo por la Comisaría de Distrito de San Andrés de la Jefatura Superior de Policía de Murcia.

Consulta aquí más noticias de Murcia.