El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha asegurado que la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno vasco, Arantxa Tapia, conocía "hace tiempo" el propósito de la multinacional siderúrgica Arcelor Mittal de cerrar la planta de la localidad guipuzcoana de Zumarraga, que el pasado lunes procedió a la parada de su horno, con el objetivo de detener toda su actividad la próxima semana.

En una entrevista a Euskadi Irratia, recogida por Europa Press, Muñoz ha criticado que, tanto Tapia como el resto de miembros del Gobierno vasco, "repiten cada vez más lo de que 'esto es lo que hay'", lo que significa, en su opinión, que "la política y, sobre todo los gobiernos, se adecuan, lo aceptan todo y se resignan, abandonando el modelo social".

"Nosotros sabemos hace tiempo que la intención de la empresa es cerrar Zumarraga, y la consejera Tapia también. Los gobiernos están en una posición muy cómoda, y muchas nos dicen que 'esto es lo que hay' y que hay que aceptarlo, y que no entienden por qué seguimos planteando que hay alternativa", ha explicado.

El dirigente sindical ha asegurado que la razón por la que Arcelor va a cerrar la planta de Zumarraga es que la empresa "tienen una gran deuda", ya que, según ha dicho, "ha comprado numerosas empresas por todo el mundo, y las ha comprado endeudándose, y la deuda hay que pagarla, y, en estos momentos, está destruyendo empleos y empresas en distintos ámbitos".

Razones del cierre

Asimismo, y en referencia a las razones aducidas por la empresa para el cierre de Zumarraga -el 'dumping' chino y el alto precio de la tárifa eléctrica, Muñoz ha destacado que Arcelor tiene empresas en China y también exporta desde el país asiático. Además, ha añadido que, según un estudio de la UPV, "no es verdad que en el Estado español se pague más que en Alemania por la electricidad".

En este sentido, ha lamentado la actitud del Gobierno vasco, porque "ha dado por buenos" los argumentos de la empresa y "le ha dado su apoyo para que siga adelante con su propósito". "La cuestión es que en nuestra sociedad no hay política industrial. La política industrial no es dar ventajas fiscales a las empresas, y, si sólo es eso, no vale para nada. Nosotros queremos denunciar la ausencia de política industrial en el Gobierno vasco", ha dicho.

Muñoz ha señalado que la política industrial se debe debatir "también con los agentes sociales" y, en estos momentos, la postura del Ejecutivo autónomo es "proteger a Confebask en todos los ámbitos", ya que "el lehendakari ha dicho que en la realidad sólo viven su Gobierno y Confebask".

De esta manera, ha afirmado que ELA solicitó una reunión con la consejera Arantxa Tapia en abril de 2014 y que "todavía no la hemos tenido". "Tenemos que debatir con ella las políticas del Gobierno vasco, las licitaciones que hace en las subcontratas, su política fiscal respecto a las empresas. Hay muchas cosas por debatir pero este gobierno no tienen ninguna voluntad para hablar con los sindicatos sobre nada", ha lamentado.

Negociación colectiva

Por otro lado, y respecto a la negociación colectiva, Adolfo Muñoz ha destacado que ELA dialoga con los empresarios en muchas empresas y que "hay muchas clases de empresarios", pero ha criticado que la patronal "está muy cómoda porque utiliza las dos últimas reformas laborales, la de Zapatero y la de Rajoy, que son muy duras".

En este sentido, ha criticado la actitud del PNV y del Gobierno vasco, ya que, según ha dicho, "hace 22 años, CC.OO., UGT, la patronal y el Gobierno de España quisieron hacer lo mismo, y el Gobierno vasco mantuvo una posición firme para defender la negociación colectiva que hacemos en Euskal Herria".

"Pero transcurridos 22 años, al PNV, a los neoliberales vascos, les viene muy bien lo que está ocurriendo en España, tanto las leyes como los convenios, para anular distintos derechos, porque eso es lo que está haciendo el Gobierno vasco en su ámbito, anular distintos derechos laborales", ha denunciado.

Asimismo, ha asegurado que es "muy poco" lo que se ha hecho en la mesa de diálogo social, en la que toman parte Gobierno vasco, patronal y los sindicatos CC.OO. y UGT, y "lo que han hecho no se cumple", por lo que "CC.OO. ha suspendido su participación" en dicho órgano.

En este sentido, ha afirmao que no aceptan "que se llame diálogo social a las políticas neoliberales", y que "todas las decisiones que nos importan se tomen fuera de esa mesa, por lo que, si entras, estás apoyando a los gobiernos y a la patronal". "No hay diálogo social con el neoliberalismo", ha asegurado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.