Canarias es la cuarta autonomía el ranking de competitividad turística en 2014, según MoniTUR 2014, que evalúa esta materia en las 17 CC.AA. y elabora la Alianza para la Excelencia Turística, Exceltur, que recuerda que las islas han escalado una posición respecto a 2010.

El informe, que analiza la situación en el periodo 2010-2014 anterior a la conformación de los nuevos gobiernos regionales resultantes de las últimas elecciones autonómicas en mayo de 2015, avala que las apuestas regionales más decididas en favor del turismo resultan "clave y marcan diferencias" y que la pérdida de prioridad tuvo sus efectos.

Por su parte, Cataluña, Comunidad de Madrid y País Vasco encabezaron esta clasificación, seguidas de Canarias y de Baleares (5ª), Comunitat Valenciana (6º), Andalucía (7º), Navarra (8º), La Rioja (9º) y Galicia (10º).

Por detrás, Castilla y León (11º), Cantabria (12º), Aragón (13º), Castilla-La Mancha (15º), Murcia (16º) y Extremadura (17%).

En sus conclusiones, señala que los gobiernos regionales relajaron su esfuerzo en la ejecución de políticas clave de refuerzo de la competitividad turística, como el diseño de posicionamiento estratégico y en la creación de productos a través de iniciativas.

Cataluña lidera el ranking

Entre las comunidades con mayor nivel de desarrollo y renta, Cataluña ascendió al primero puesto (frente al 3º en 2010), seguida de la Comunidad de Madrid en el segundo lugar del ranking (el 1º en 2010) y del País Vasco en tercera posición (2º en 2010).

El ascenso de Cataluña responde al mantenimiento de la inversión privada en productos turísticos, gracias en gran medida al tirón de Barcelona, mientras que la Comunidad de Madrid sufrió los efectos de la desestructuración de diversos instrumentos de política turística.

Concretamente, las fortalezas de la oferta turística en Cataluña como destino competitivo se refieren a marketing estratégico y apoyo comercial, diversificación, prioridad en política y accesibilidad. Sus menores puntuaciones se refieren a ordenación del espacio turístico y a la atracción del talento.

Por contra, en la Comunidad de Madrid el mayor descenso se produjo en la visión de marketing estratégico y apoyo comercial, en la diversificación y en la prioridad política en turismo, mientras que sus fortalezas se fundamentan en conectividad por transporte, atracción del talento y formación y un mejor desempeño de resultados económicos.

En el País Vasco, según Exceltur, el relajo por el turismo se evidenció especialmente en factores clave como la conectividad aérea, que avanzó a menor ritmo que en otras comunidades autónomas.

En lo que se refiere al turismo de 'sol y playa', Canarias y sobre todo Baleares se consolidan a la cabeza impulsadas sobre todo por la afluencia de turistas extranjeros, los desvíos de turistas por la Primavera Árabe y el incremento de la inversión privada, especialmente en la renovación de planta alojativa.

"ligera" mejora de la comunitat

La Comunitat Valenciana mejoró ligeramente, mientras que Andalucía acusó los efectos de "una acusada politización" del turismo en esa legislatura, y la inestabilidad de los pactos de gobierno afectó a su capacidad de mantener su posicionamiento estratégico.

En el norte e interior (Navarra, La Rioja, Galicia, Castilla y León, Cantabria, Aragón y Extremadura), se mantuvo una moderada apuesta por el desarrollo de productos turísticos, dentro de dificultades presupuestarias y mejorando sus posiciones.

En Castilla-La Mancha se evidenciaron los profundos ajustes presupuestarios con la "práctica desaparición" de diversos instrumentos de política turística, con la práctica desaparición del equipo de turismo autonómico que había liderado la creación de producto.

Recorte al presupuesto y pérdida de prioridad

El estudio achaca parte de la pérdida de competitividad al recorte en el presupuesto asignado a políticas turísticas relativo a 2013 (último recogido), con un ajuste de 488 millones de euros en relación al año 2010.

Este ajuste del 56,8% en términos relativos, triplica el ajuste medio realizado por las diferentes CC.AA. en el total de su presupuesto (cifrado en el 17,5%), y supone un descenso del 0,43% del gasto en política turística del conjunto de todas las CC.AA. frente a 2010.

El análisis de Exceltur destaca especialmente el descenso en marketing turístico por parte de las CC.AA., con una caída del 49,3% de 2010 a 2013, lo que supone una reducción de 142 millones de euros respecto a la inversión en 2010 en esta partida. Así, denuncia que se limitó a los instrumentos de menor impacto presupuestario, como la promoción en redes sociales.

No obstante, reconoce que la pasada legislatura turística 2011-2015, el contexto fue el más duro de la crisis con las administraciones sujetas a fuertes recortes presupuestarios consolidación fiscal, por lo que el turismo sufrió "una notable pérdida de prioridad política en los diversos gobiernos autonómicos".

"Es paradójico que, con una baja prioridad política, los datos turísticos mejoraran, de no ser por el favorable contexto geopolítico externo y la recuperación de la demanda interna en los últimos dos años", defiende.

Aprovechar los factores coyunturales.

Así, admite que factores "externos" (inestabilidad geopolítica derivada de las primaveras árabes y atentados en Egipto, Túnez y Turquía), junto a un euro y un precio del petróleo inusualmente bajos, unido a la mejoría de indicadores turísticos, como la demanda extranjera que se mantendrá y elevará en 2016, han favorecido a estos resultados.

Por ello aboga por convertir los actuales factores coyunturales de oportunidad, en "nuevas y más sólidas bases estructurales que eleven y consoliden nuestros atractivos y unas ventajas competitivas diferenciales".

Cooperación público-PRIVADA

El estudio destaca que Navarra, Galicia, Cataluña, Extremadura y Asturias ha entendido "el papel crucial" de la diversificación de la oferta impulsando medidas en conjunto con el sector para tratar de atraer al turista, frente a otros gobiernos regionales.

En materia de cooperación público-privada destaca la apuesta del Govern balear por favorecer la reinversión en la mejora del producto, con incentivos y la agilización de trámites administrativos incluidos en la reforma de la Ley General Turística de 2012. Una línea de trabajo también emprendida en Aragón, Asturias, Cataluña, Castilla y León, Extremadura y País Vasco.

Así, reclama que "en un escenario circunstancial tan positivo, y en previsión que algún día puedan cambiar el viento de cola que ahora nos favorecen" como "más prioritario que nunca", que el sector público, en paralelo al privado, "refuerce su compromiso, sus políticas y su liderazgo catalizador para impulsar nuevas mejoras competitivas en los diversos destinos, que garanticen nuevos ciclos de prosperidad turística sostenible".

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.