Los precios cayeron un 0,5 por ciento en Baleares el pasado mes de marzo con respecto al mes anterior, y se mantuvo su tasa interanual en el -0,7%, según los datos facilitados esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, los precios en Baleares suman tres meses en negativo, tras descender un 1,6% en enero y un 0,6% en febrero.

En el conjunto del país, el IPC subió un 0,6% en marzo respecto al mes anterior y mantuvo su tasa interanual en el -0,8% debido a la evolución de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas y a que la subida de los carburantes fue menor a la experimentada un año antes, según ha informado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirma así los datos avanzados a finales del mes pasado.

De este modo, el IPC interanual encadena tres meses en negativo después de haber cerrado el año 2015 en el 0,0%.

Esta tasa del -0,8% es una de las más bajas desde enero del año pasado, cuando los precios se situaron en el -1,3%, su menor tasa desde julio de 2009.

Desde entonces, el IPC sólo ha experimentado tasas positivas en los meses de junio y julio de 2015 (en ambos casos del 0,1%) y diciembre del mismo año (0,0%).

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, aumentó una décima en marzo, hasta el 1,1%, al tiempo que el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa anual en el -1%, la misma que en febrero.

La diferencia entre la inflación subyacente y el IPC general se sitúa casi en dos puntos, la mayor brecha desde julio de 2009, según el INE.

Estadística ha atribuido la estabilidad en la tasa interanual del IPC de marzo al comportamiento del transporte, que redujo su tasa seis décimas respecto a febrero, hasta el -5,3%, debido a que los precios de los carburantes subieron menos que en marzo de 2015.

También han influido en el comportamiento del IPC interanual los alimentos y las bebidas no alcohólicas, que elevaron su tasa cuatro décimas, hasta el 1,7%, debido la subida de los precios de las legumbres y hortalizas frescas; y los hoteles, cafés y restaurantes, que incrementaron su tasa dos décimas, hasta el 1,6%, por el encarecimiento de las tarifas hoteleras.

En términos mensuales, el IPC aumentó un 0,6% en marzo respecto a febrero, igualando el crecimiento mensual registrado en el mismo mes de 2015. El INE atribuye esta evolución a la subida de los precios de las gasolinas, del vestido y el calzado, de los hoteles y de los viajes organizados.