La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha iniciado en Huelva el Programa de Seguimiento y Conservación del Aguilucho Cenizo (Cyrcus pygargus), en la que los técnicos y agentes responsables han mantenido una reunión de punto de partida en esta edición de 2016, que contará con un dispositivo de 25 personas.

Según ha informado la Junta en una nota, el aguilucho cenizo es un ave rapaz de tamaño medio catalogada como vulnerable. Este se distribuye de forma continua por el Valle del Guadalquivir para utilizar los cultivos de cereales como principal hábitat de cría. Los espacios preferidos por el aguilucho cenizo para su cría son los cultivos de trigo de secano, especialmente en fincas de pequeñas dimensiones de la provincia.

La provincia onubense ha exportado al resto de la comunidad autónoma en los últimos años un modelo de protección pionero. En este sentido, los propietarios de superficies, cosechadores, cooperativas de cultivos de cereal y voluntarios de las asociaciones ecologistas colabora, bajo la coordinación de la Delegación Territorial y la asistencia de la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya), en una iniciativa orientada a la subsistencia de la especie. Además, la Asociación Ecologista Ituci Verde participará un año más de la acción en la zona del Campo de Tejada.

Según ha explicado la delegada de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Huelva, Rocío Jiménez, "se ha demostrado que el método es eficaz. El retraso de la cosecha es la mejor vía para el éxito del programa y por esta razón estamos insistiendo en ello, siempre con la ayuda de todas las partes implicadas".

Asimismo, ha destacado que "la implicación de todos es esencial para reforzar esta población en Huelva y en Andalucía", al tiempo que ha insistido en que "es otro claro ejemplo de compatibilidad entre las actividades agrarias y la protección del medio ambiente".

Un operativo formado por más de 25 personas, entre técnicos, agentes de medio ambiente y personal de Amaya, se desplegará a partir de este lunes y hasta el próximo mes de julio. Los municipios en los que operarán son Paterna del Campo, Escacena del Campo, Manzanilla, Villalba del Alcor, Niebla, Rociana del Condado, Almonte, San Juan del Puerto, Beas y Trigueros. Por segundo año consecutivo, el programa alcanza a la población de los parajes naturales Marismas del Odiel, Marismas del Isla Cristina, Marismas del Río Piedras y la Flecha del Rompido y el Espacio Natural de Doñana.

El Centro de Recuperación de Especies Amenazadas y de Gestión del Medio Marino Andaluz (CREA-Cegma) 'Marismas del Odiel' es el destino de los huevos y pollos rescatados en campo. Posteriormente, las aves son liberadas con el sistema de 'hacking', una cría campestre controlada.

El encuentro también ha servido para hacer balance del pasado año. El Programa de Seguimiento y Conservación se saldó en la última campaña con el vuelo de 119 pollos en Huelva. El número total de nidos localizados en la temporada de 2015 fue de 150.

Consulta aquí más noticias de Huelva.