Protesta
Protestas contra los abusos de la banca, como las cláusulas suelo. ACN

El Juzgado de lo Mercantil nº11 de Madrid ha declarado la nulidad en toda España de las cláusulas suelo de las hipotecas por "falta de transparencia". Así pues, condena a 40 bancos y cajas a eliminar las citadas cláusulas de los contratos y a cesar en su utilización de forma no transparente.

La titular del juzgado, Carmen González, estima en su fallo parcialmente la macrodemanda interpuesta por Adicae y que quedó vista para sentencia hace 10 meses. La condena insta a devolver a los hipotecados las cantidades "indebidamente" abonadas desde el 9 de mayo de 2013, el día en que el Supremo declaró nulas las cláusulas suelo, pero sólo en los casos en los que el cliente no hubiera sido debidamente informado.

La sentencia conocida este jueves llega diez meses después de que quedara visto para sentencia el procedimiento iniciado en 2010 a partir de una macrodemanda interpuesta por la asociación de consumidores Adicae en representación de 15.000 afectados y dirigida inicialmente contra 101 entidades bancarias, que después quedarían en 40 tras los procesos de fusión.

Las cláusulas suelo han sido una de las principales causas de cientos de miles de desahuciosEl juzgado declara la subsistencia de las hipotecas en vigor suscritas por las entidades demandadas en los que se hayan incluido las cláusulas cuya utilización se ordena cesar.Y desestima la pretensión de Adicae de que las cláusulas suelo no respeten el equilibrio de las obligaciones y derechos del contrato y modifiquen la naturaleza de las hipotecas.

En su sentencia de mayo de 2013, el Supremo señalaba que las cláusulas suelo son "lícitas siempre que su transparencia permita al consumidor identificar la cláusula como definidoras del objeto principal del contrato y conocer el real reparto de riesgos de la variabilidad de los tipos".

De este modo, el tribunal declaraba la nulidad de estas cláusulas en los casos en los que el cliente no hubiera sido debidamente informado.

Una "victoria" para Adicae

La asociación de consumidores Adicae ha celebrado esta sentencia "histórica" que beneficiará a los más de dos millones de afectados por unas cláusulas que, según estiman, suponen a cada familia unos 2.000 euros al año.

Miles de familias se han visto desahuciadas por el impago de una hipotecas ya de por sí leoninas

Su presidente, Manuel Pardos, ha considerado una "victoria" que se ponga fin a esta situación en la que "miles de familias se han visto desahuciadas por el impago de una hipotecas ya de por sí leoninas".

Asimismo, ha alabado que la juez "se haya atrevido" con esta causa rechazada por tres magistrados "para descrédito de la justicia", y ha cargado contra el Supremo que no ha reconocido el resarcimiento completo para los afectados "al plegarse a los intereses de otros".

"Esperamos que Europa exija este resarcimiento completo por el que luchamos y recurriremos", ha sostenido Pardos sobre la vista que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea celebrará el próximo 26 de abril sobre la retroactividad de dichas cláusulas.

"Modifica todas las hipotecas"

Según el letrado de Adicae Adrián Rebollo, "la sentencia modifica todas las hipotecas en España", y ha recordado que incluso los afectados no presentes en la demanda pueden acudir desde este jueves a su entidad y reclamar la modificación de las condiciones de su contrato a través de un escrito.

"Las cláusulas suelo ya son nulas, no sólo por esta sentencia sino porque así lo ha reconocido últimamente el Supremo", ha añadido Pardos, quien ha anunciado que solicitarán la íntegra aplicación del fallo durante el tiempo en el que se resuelvan las más que probables apelaciones de las entidades.

"Las cláusulas suelo han sido una de las principales causas de cientos de miles de ejecuciones hipotecarias y desahucios en nuestro país", se asegura desde Adicae. De hecho, algo más de la mitad (el 52,4%) de las reclamaciones que recibió el Banco de España en 2014 fueron por cláusulas suelo. "El próximo Gobierno tendrá que legislar de forma que abusos como el ahora eliminado no vuelvan a reproducirse"

Una guía rápida sobre las cláusulas suelo

¿Qué es una cláusula suelo?
Es un 'seguro' contra la bajada de los tipos de interés que los bancos introducían en las hipotecas: con esta clásula, si el tipo de interés baja a determinados niveles, el préstamo se transforma en préstamo a interés fijo, variable sólo al alza. Así que los hipotecasos no se benefician de las bajadas del índice de referencia, que la mayoría de las veces es el euríbor, ahora en mínimos históricos.

¿Cómo saber si tengo clásula suelo en mi hipoteca?
Lo más simple pasa por preguntar a la entidad, pero se recomienda revisar minuciosamente la escritura del préstamo hipotecario —no confundir con la escritura de compraventa del inmueble—, porque en ocasiones viene denominada en el contrato con otras acepciones, como "Límites a la aplicación del tipo de interés variable", "túnel hipotecario", "tipo de interés mínimo", "horquilla de interés" o "el tipo de interés pactado no podrá ser superior a "x" ni inferior a "y"".

¿Qué hacer una vez detectada?
Hablar con el banco de forma amistosa y exigir que nos devuelvan las cantidades cobradas de más. Si la respuesta es negativa, el siguiente paso es demandar a la entidad.

¿Cómo sé la cuantía que me han cobrado de mas?
Las asociaciones de consumidores tienen diferentes herramientas para calcularlo. Facua-Consumidores en Acción, por ejemplo, tiene esta herramienta disponible en su web. El usuario sólo tendrá que iniciar sesión e introducir doce datos relativos a su contrato hipotecario. Con ellos, la aplicación calcula qué cantidad ha cobrado el banco de forma abusiva mediante la aplicación de esta cláusula.

¿Estas cláusulas son normales en Europa?
No. Según un estudio de Kelisto.es, solo cinco países de la Eurozona siguen comercializando hipotecas con cláusula suelo: España, Bélgica, Francia, Italia y Portugal. En Bélgica, las hipotecas con cláusula suelo también deben tener un "techo máximo" que limite las posibles subidas de tipos, mientras que en Portugal estas cláusula no pueden aparecer en el contrato hipotecario, sino por separado. En Italia pueden ser invalidadas si el consumidor no es capaz de comprenderlas. Y en Francia apenas se regulan porque la mayoría de las hipotecas que se firman son a tipo fijo.