«Mi mascota es un cerdo»
Carmen adoptó a su cerdo, Orosio, en la Protectora y lo cuida con mucho mimo en su gran casa de campo de Bétera. Emma Ferrer
La Protectora de Valencia acogió a 52 animales de este tipo en 2004 y 24 de ellos encontraron dueño. Ponis, cerdos, cabras e, incluso, serpientes. Todos ellos caben en la Protectora de Animales de Valencia, que, en ocasiones, se convierte en una verdadera arca de Noé.

Pese a que sus moradores habituales son los perros y los gatos, el año pasado la Sociedad Valenciana Protectora de Animales y Plantas (Svpap) acogió en 2004 a 52 animales que no eran domésticos: iguanas, ovejas, caballos, gallinas, patos, ponis, conejos, tortugas y aves.

Robados o fugados

Según comentó ayer un miembro de esta entidad, la mayoría
 285

cadáveres

de animales recogió la Protectora el año pasado: 217 gatos, 57 perros y 11 aves. En el 80% de los casos fueron atropellados. En el resto fue muerte natural
de los animales llegan porque «han sido robados o bien porque se escapan de sus dueños». En ambos casos, es la Policía o la gente de la calle la que avisa a la Protectora.

Aunque no es muy común que alguien adopte, por ejemplo, a un burro, la Svpap tiene incluso una lista de espera de personas que quieren acoger a algún animal de este tipo. De hecho, hay diez personas en esta lista.

Una de ellas era M.ª Carmen, una bióloga que adoptó al cerdo Orosio en cuanto se enteró de que estaba en la Svpap (al principio le llamaba Óscar, pero como no contestaba, le cambió el nombre). Se trata de un caso muy particular, pues es una amante de los animales que, además, dispone de una gran casa de campo en Bétera con espacio para que Orosio pueda corretear.

Los adoptantes de estos animales suelen ser particulares con
 Una vez nos entró una serpiente (una falsa coral) cuya especialidad era escaparse. Al final se la quedó un biólogo»

ana mallol

Presidenta de la Sociedad Protectora de Valencia
grandes fincas rurales o granjas escuela.

Del total de animales, 24 fueron adoptados o recuperados por sus dueños. Otros 18 fueron trasladados a otros centros y diez, sobre todo ardillas y palomas, entraron enfermos o en mal estado tras un atropello. 

La presidenta de la Protectora, Ana Mallol, explicó que las especies son tan variadas que, a veces, tienen que contactar con un biólogo para que les diga cuál es la alimentación adecuada para estos animales.