En un lugar bajo La Mancha hay monacita... y cuesta millones

  • La monacita es un mineral clave para la fabricación de móviles, ordenadores portátiles y televisores.
  • Los vecinos de la zona se quejan de la poca información que manejan con respecto al tema. A raíz de esta desinformación nació la plataforma Sí a la Tierra Viva.
  • La empresa Quantum Minería asegura a los agricultores que la tierra será totalmente fértil después de la explotación.
  • La zona a explotar está reconocida como el mejor hábitat del mundo para la cría del águila imperial ibérica.
Campo de Montiel (Ciudad Real). Zona ZEPA (Zona de Especial Protección de las Aves).
Campo de Montiel (Ciudad Real). Zona ZEPA (Zona de Especial Protección de las Aves).
DIEGO HUERTAS

Adivina, adivinanza: ¿qué tienen en común las tierras del Campo de Montiel, en Ciudad Real, y un iPhone? Los residentes de la zona ahora lo saben mejor que hace algo más de dos años, cuando la empresa española minera Quantum Minería empezó a investigar estas tierras raras y descubrió que contenían un mineral muy valioso, casi tanto como el oro, demandado por China para fabricar iPhones, ordenadores portátiles o televisores. La solución a esta adivinanza se pronuncia en menos de un segundo, lo que se tarda en decir la palabra "monacita".

¿En qué consiste el proyecto?

En los municipios ciudadrealeños de Torrenuevay Torre de Juan Abad, ambos de zona agrícola, se llevan las manos a la cabeza al escuchar lo que Quantum Minería quiere hacer con sus tierras. Abrir una mina en estas tierras raras para la explotación de las mismas, situadas en el Campo de Montiel, extraer la monacita y devolver el resto del terreno a su sitio, "siendo totalmente fértil e incluso más, ya que la tierra estará oxigenada y más húmeda; a lo mejor tarda unos meses en dar la misma productividad que antes, pero no afectará a la fertilidad de la tierra", señaló la empresa la semana pasada en una asamblea para informar a los vecinos de Santa Cruz de Mudela (un pueblo próximo a la zona de explotación).

Quantum intentó disipar los temores en el pueblo: la radiactividad producida sería mínima, en torno a un 0,2%, y se excavaría la tierra con una máquina, (entre dos metros y medio y cinco), se llevarían la tierra, dejarían apartada la parte de arriba, la fértil, y manipularían la que contiene monacita.

Esa tierra la lavarían mediante un circuito cerrado, por lo que no habría ningún tipo de contaminación y tampoco utilizarían ningún producto contaminante. Para llevar esto a cabo necesitarían como mínimo diez años y 300 hectómetros cúbicos de agua que la Confederación Hidrográfica del Guadiana les ha denegado, por lo que están barajando otras posibilidades como el uso de camiones cisterna o de pozos.

Asimismo, tienen que contar tanto con el informe aprobado de medioambiente, como con el de energía nuclear, quienes están evaluando las consecuencias que esto puede tener.

Existe otro pequeño requisito para la llegada de Mister Marshall: estas tierras no son huérfanas, tienen dueños y son ellos los que tienen que decidir si venderlas o no. Según el alcalde de Torrenueva, León Fernández, "Quantum compraría la tierra por 5.000€/hectárea y luego el dueño de la tierra podría recuperarla por la mitad de lo que le pagaron".

¿Qué consecuencias tendrían las explotaciones?

Es la pregunta que se hacen la gran mayoría de habitantes de las tierras raras. Quantum no hace otra cosa más que asegurar que no hay ninguna consecuencia negativa para la salud, ni para el medioambiente. ¿Entonces por qué necesitan un informe de medioambiente para evaluar los posibles efectos negativos? "pura burocracia, es el procedimiento a seguir", respondió la empresa minera. Sociedad que no ha querido hacer declaraciones al respecto a este medio de comunicación.

Eso sí, otras respuestas tuvieron más desarrollo, como la referida a los puestos de trabajo que la mina daría a la zona: "unos 120 puestos de trabajo fijos en diez años", algo que no terminan de creer los vecinos, quienes siguen con la mosca detrás de la oreja por el tema de la seguridad. "Si es la primera mina de este tipo en toda Europa, ¿cómo saben que no hay ningún tipo de peligro? ¿Quién nos garantiza a los residentes que no hay contaminación?".

Y aún hay más. Todo este proyecto está en medio de una zona EPA (de Especial Protección de las Aves). Tiene un nivel de protección de la Unión Europea porque hay desde grandes rapaces a avutardas, aves en peligro de extinción. El Campo de Montiel tiene unos valores ambientales muy bien reconocidos; es el mejor hábitat del mundo para la cría del águila imperial ibérica, que sólo está en la Península Ibérica. "¿En qué está pensando Europa? ¿En fomentar la minería o en cuidar el medio ambiente?", se preguntan los vecinos de la zona. Vecinos que viven del campo, lo que es incompatible con una mina. "¿Quién va a comprar nuestro aceite y nuestros vinos? No se pueden vender vinos de calidad cuando tienes una mina a un kilómetro, aunque no sea una mina contaminante, pero es incompatible y eso nos va a tocar el bolsillo".

Hay alguien que planta cara a la explotación

El 29 de diciembre de 2015 la Plataforma Sí a la Tierra Viva convocó al pueblo de Torre de Juan Abad para explicarles lo que Quantum Minería quería hacer con sus territorios. "Preparamos una presentación de diapositivas y les explicamos a los asistentes lo que había. Así decidimos embarcarnos en esto y he de decir que hemos tenido una ola de solidaridad muy grande", señala Luis Manuel Ginés, portavoz de la plataforma y vecino del municipio afectado de Torre de Juan Abad. Determinaron crear esta plataforma por la desinformación con respecto al tema. Llevan desde finales del pasado mes de diciembre en esto y "bienvenidos sean todos los apoyos que recibamos para echar atrás este proyecto", agrega.

"Nos enteramos por la prensa de que había 27.500 hectáreas en la provincia de Ciudad Real, con unos derechos mineros de investigación. Derechos para realizar catas y pruebas que empezaron en 2013 y decidimos ponernos en marcha, defender lo que es nuestro. Lo gordo vino en mayo de 2015, cuando leímos un artículo en un periódico nacional qué era eso de tierras raras y que vivíamos en ellas", recalca Luis Manuel.

Luis Manuel apunta que esa mina tiene muy poca profundidad, que el mineral son cabezas de alfiler y que está en una concentración de entre medio kilo y un kilo por tonelada de tierra. "La riqueza la van a sacar hasta los dos o dos metros y medio de suelo agrícola que van a destrozarpara obtener la monacita". En medio de todo el drama, varias fuentes cuentan que la tierra la han estado trabajando dentro de una nave de Torrenueva, dentro del casco urbano, realizando vertidos de agua contaminada a la red de alcantarillado sin licencia de actividad, hecho denunciado por la plataforma y que se encuentra en manos de la Junta de Castilla-La Mancha, ya que intervino el Seprona. "Lo que nos estamos encontrando es ridículo; es de película de Berlanga", apostilla Luis Manuel.

La opinión de los alcaldes

Tanto León Fernández, como Mariano Chicharro (alcalde de Santa Cruz de Mudela), consideran que la plataforma Sí a la Tierra Vivapublica lo que le interesa. "La plataforma solo se queda con las cosas malas, y lo que no le interesa no lo publica; tienen que reconocer las cosas buenas de esto, aunque solo sea un 0,1%", señala León. También, explica "Torrenueva está alborotado con las declaraciones de la plataforma, que ha llegado a publicar que estas explotaciones mineras producen cáncer; y lo cierto es que la radiactividad es mínima; los móviles que llevamos todo el mundo encima producen más radiactividad que lo que el proceso al separar la monacita puede producir, y esto lo han estudiado ingenieros y expertos en el tema. Aquí, en España no hay ninguna empresa que haga la separación de los 17 minerales, que es lo que contamina. Eso lo harían en China, pero no aquí". León se ha postulado en contra de la explotación, pero cree que la empresa tiene derecho a intentar ejercer la explotación de la extracción de las tierras si así lo considera la Junta de Castilla-La Mancha, pues es la administración regional la que tiene competencias para ello.

Por su parte, el alcalde santacruceño, Mariano Chicharro, no se sitúa ni a favor, ni en contra. "Siempre voy con la legalidad, si se decide que esto es legal y que no tiene consecuencias, se hará. Lo que sí creo es que la plataforma señala una serie de acusaciones muy fuertes, por lo que entiendo que una plataforma que dice algo así tiene que aportar algún tipo de informe técnico que lo avale, pero no tienen ningún documento oficial". Y añade que en Santa Cruz de Mudela han contado con minas de arcilla, y la minería ha sabido convivir con la agricultura y con la cerámica, por lo que no entiende por qué ahora con la monacita sí que se maneja la opinión de que puede afectar al pueblo.

David contra Goliat. Los manchegos contra los chinos. La agricultura contra la tecnología. ¿Quién ganará esta batalla?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento