Diabetes
Diabetes. EP

Las personas con diabetes que dependen de la insulina han visto triplicarse el coste de este fármaco en menos de una década —desde el año 2010—, mientras que el coste de otros medicamentos para tratar la enfermedad han permanecido casi igual o incluso han bajado. El gasto por persona en la insulina ha sido mayor que el gasto por persona en todos los otros medicamentos para la diabetes combinados, como se detalla en un artículo publicado este martes en 'Journal of the American Medical Association'.

Los hallazgos de esta investigación —realizada por un equipo de las universidades de Melbourne, Australia, y Michigan, Estados Unidos— estimaron en dólares todo lo que los pacientes y sus planes de seguro pagaron entre 2002 y 2013 por todos los antihiperglucémicos o medicamentos que reducen los niveles de azúcar en la sangre.

En el periodo de tiempo estudiado, el costo total de la insulina más que se triplicó, pasando de 231 dólares (201 euros) al año a 736 dólares (646 euros) al año para cada paciente, en 2013. El costo por mililitro de insulina casi se triplicó en ese mismo tiempo, desde 4,34 a 12,92 dólares.

Y en el mismo periodo, el uso promedio anual aumentó de 171 ml a 206 ml, ya que los médicos prescriben a los pacientes dosis más altas para reducir sus niveles de azúcar en la sangre. Esto probablemente ocurrió debido al aumento de sobrepeso y obesidad, lo que eleva la cantidad de insulina necesaria por una persona, así como nuevas recomendaciones nacionales que hacen hincapié en los niveles de azúcar más bajos para todas las personas con diabetes.

Otros medicamentos más baratos

Mientras tanto, el gasto por persona en todos los otros medicamentos contra el azúcar en la sangre era de 502 dólares en el 2013, por debajo de alrededor de 600 dólares (527 euros) en 2002. El costo de estos medicamentos combinados se redujo durante los primeros nueve años, tocó fondo en 2011 y aumentó ligeramente desde entonces.

El costo de la metformina, que está disponible como un medicamento genérico, cayó de 1,24 dólares por tableta en 2002 a tan sólo 31 centavos en 2013. Incluso, con la nueva clase de fármacos conocidos como inhibidores de la DPP-4, sólo fue un 34 por ciento más caro, cuando estos desembarcaron en el mercado en 2006.

Es una carga para los pacientes y los pagadores y puede hacer que algunas personas no tengan acceso a una terapia que salva vidas Los investigadores analizaron los datos de casi 28.000 personas que recibieron tratamiento para la diabetes en un periodo de 11 años, un momento en que la diabetes fue en constante aumento. La edad promedio fue de alrededor de 60 años.

Aproximadamente uno de cada cuatro de los participantes empleaban insulina para controlar su azúcar en la sangre y dos tercios estaban tomando un medicamento oral. En la última parte del periodo de estudio, un pequeño porcentaje comenzó a tomar nuevos medicamentos inyectables diseñados para complementar el uso de fármacos por vía oral.

Los autores del estudio —con datos de la Encuesta del Grupo Especial de Gastos Médicos Federales que pregunta a los pacientes y las aseguradoras sobre la atención y los costos— dicen que el incremento del precio de la insulina en comparación con otras terapias significa que es hora de volver a examinar el efecto y la relación coste-eficacia de las terapias diferentes a la insulina. También señalan que no es probable que el precio de la insulina caiga por la competencia de formas genéricas, debido a la forma en que se regula.  

"En Estados Unidos, el aumento de más de tres veces en el coste de la insulina en la última década es alarmante. Es una carga para los pacientes y los pagadores y puede hacer que algunas personas no tengan acceso a una terapia que salva vidas", advierte William Herman, coautor e investigador de Michigan desde hace mucho tiempo acerca del cuidado de la diabetes, así como miembro del Instituto de Políticas de Salud e Innovación de la Universidad de Michigan.

¿Es realmente necesaria?

"A pesar de que los más nuevos y más caros análogos de insulina parecen tener beneficios adicionales en comparación con las preparaciones de insulina más antiguas y menos caros, su precio más alto nos obliga a preguntar si realmente es necesaria, y si es así, ¿para quién?", plantea este experto, profesor de Medicina Interna en la Escuela de Medicina y de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de Michigan.

"Lo que nuestro estudio muestra es lo rápido que puede cambiar y por qué hay una necesidad de centrarse en los costos, así como los beneficios en el momento de decidir las opciones de tratamiento para las personas con diabetes", añade Philip Clarke, autor principal del estudio y profesor en la Escuela de Población y Salud Global y el Centro de Políticas de Salud de Melbourne.

Las inyecciones de insulina mantienen a las personas con diabetes tipo 1 con vida y se ponen múltiples inyecciones diarias comenzando a menudo en la infancia. En los adultos con diabetes tipo 2 avanzada, los médicos la prescriben para controlar el azúcar en la sangre y evitar daños devastadores en todo el cuerpo, por lo general después de la dieta y el ejercicio, y otras medicinas, no han logrado reducir los niveles de azúcar en la sangre de manera suficiente.

Los investigadores no pudieron separar a los usuarios de la insulina humana sintética, la forma menos costosa actualmente disponible, de los que utilizaban las formas "analógicas" más recientemente introducidas, que actúan más lentamente o rápidamente en el cuerpo en función del efecto deseado.

Los precios de los medicamentos orales son propensos a caer con el tiempo a medida que disponen de los genéricos

Además, no se tienen datos sobre lo que los usuarios de insulina gastan en las agujas y otros dispositivos empleados para inyectarse la insulina, excepto cuando ese costo se incluye en los costos de los medicamentos, como plumas precargadas de insulina.

Tampoco tenían información sobre los usuarios de medicamentos orales que tomaron formas genéricas, que son menos costosas. Pero teniendo en cuenta que los precios de los medicamentos orales son propensos a caer con el tiempo a medida que se dispone de los genéricos, mientras que la insulina está regulada como un medicamento biológico por la agencia norteamericana del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), significa que es probable que los precios no caigan a pesar de la entrada en el mercado de competidores genéricos y se encuentren con las reglas estrictas que rigen los productos biológicos.

Entre las principales causas de muerte en España

La diabetes se encuentra entre las principales causas de muerte en España, según un informe publicado este miércoles por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que cifra en torno al 3% los decesos en el país provocados por la enfermedad.

Según los últimos datos disponibles de la OMS, que datan de 2012, la diabetes ocupa el sexto puesto entre las principales causas de mortalidad, por debajo de otras como las enfermedades cardiovasculares o el cáncer.

Según la organización internacional, en 2014 más de 10.400 personas fallecieron en España a causa de la diabetes, mientras que otros 28.000 decesos se atribuyeron a altos niveles de glucosa en sangre.

Los hombres registraron una mayor mortalidad entre los 30 y los 69 años, pero pasada esa edad, el número de fallecimientos entre mujeres fue mayorEn las últimas décadas, la incidencia de la enfermedad entre las mujeres ha sido estable, e incluso ha descendido ligeramente (entorno al 6 %), pero entre los hombres ha pasado a ser del 9% en 2014 desde algo más del 5% en 1980.

Los hombres registraron una mayor mortalidad entre los 30 y los 69 años, pero pasada esa edad, el número de fallecimientos entre mujeres fue mayor.

Entre las causas de la diabetes, tanto para hombres como para mujeres, el sobrepeso sigue siendo la principal en un 65,6%, seguida de la inactividad física (un 33,4%).

La obesidad también fue la causa de diabetes en un 26,5% de los casos.

España cuenta con todos las facilidades médicas, tratamientos y procesos de diagnóstico requeridos por la OMS en el sistema de salud público.

En este sentido, la organización internacional destaca en su informe la reducción de un 40 a un 60 por ciento de los casos de amputación en adultos con diabetes entre los últimos 10 y 15 años en varios países, entre los que figura España.

Las amputaciones de extremidades inferiores son una de las consecuencias de la diabetes, junto con las complicaciones cardiovasculares, la pérdida de visión o los problemas renales.

Asimismo, el Gobierno español tiene un plan de acción para la diabetes, para la reducción del sobrepeso y de la obesidad, y además cuenta con protocolos de actuación contra la enfermedad a nivel nacional.

Aún así, la OMS señaló que España todavía no cuenta ni con un registro nacional de diabetes, ni con uno hospitalario.

Este registro sirve para controlar la enfermedad de manera especializada y puede ser una "valiosa fuente para mejorar el cumplimiento del tratamiento, prevenir las complicaciones y evaluar los resultados del tratamiento clínico", subraya la OMS.