Inventaron la historia para promocionarse en la Red. Como ya ha sucedido en otros casos, lo que parecía ser una historia real, resultó ser otro fraude para conseguir promoción en Internet. Tiffy Toodlepoo, la despampanante chica rubia que presuntamente había perdido su cámara cuando estaba de vacaciones, es en realidad Wendy, una modelo que trabaja para una web de contenidos pornográficos.

Según publicaba ayer el diario The Sun, el último fenómeno de la Red era una estrategia de publicidad de esta web para adultos, que colgó las fotos de la supuesta veraneante en Facebook.com para conseguir usuarios. Las últimas cifras indicaban que más de 17.000 personas se habían dado de alta para poder ver las fotos de Tiffy.