Barack Obama
 El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, participa en la IV Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington (EE UU).         EFE/Oliver Contreras

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este vierne sque hará público el arsenal nuclear del país por primera vez en una década, así como una "descripción detallada" de las medidas de seguridad que toman las Fuerzas Armadas estadounidenses protegerlo.

Obama abrió con este anuncio en Washington el plenario de la IV Cumbre de Seguridad Nuclear, centrada en evitar que los grupos terroristas puedan acceder a material nuclear y con la vista puesta en la amenaza creciente de la organización yihadista Estado Islámico (EI).

El gobernante estadounidense celebró que el riesgo se haya reducido "de manera medible", pero advirtió que la amenaza del terrorismo atómico "persiste" y "la mejor manera de prevenirla es garantizar la seguridad del material nuclear".

Ante representantes de más de 50 países, Obama anunció que ya son 102 las naciones que han ratificado la Convención para la Protección Física del Material nuclear, adoptada en 1979 en Viena.

"Trabajando unidas, nuestras naciones han hecho más difícil que el material nuclear caiga en manos de los terroristas", afirmó el presidente estadounidense.

"Una catástrofe humanitaria", si cayeran en manos de EI

Obama aseguró que "ningún grupo terrorista ha logrado hacerse con armas nucleares o con una bomba sucia", aunque recordó que Al-Qaeda busca desde hace mucho tiempo material nuclear y el Estado Islámico (EI) ha usado armas químicas.

No hay duda de que si estos hombres locos (del Estado Islámico) se hicieran con una bomba o material nuclear la usarían para matar

"No hay duda de que si estos hombres locos (del Estado Islámico) se hicieran con una bomba o material nuclear la usarían para matar a tantas personas inocentes como fuera posible", alertó.

Que las armas nucleares cayeran en manos de grupos terroristas como el EI sería, según Obama, una "catástrofe humanitaria" que cambiaría el mundo y tendría "ramificaciones globales durante décadas".

"No podemos ser complacientes, debemos seguir construyendo sobre nuestro progreso", pidió el mandatario al resto de líderes internacionales.

Así, Obama remarcó que el principal reto que afronta la comunidad internacional en materia nuclear es el riesgo de que un grupo terrorista obtenga armas de ese tipo, lo que sería "una gran amenaza para la seguridad global".

"Este es el perfecto ejemplo de reto del siglo XXI que ninguna nación puede resolver solo, que debe resolverse en coalición", apuntó.

Esta Cumbre de Seguridad Nuclear, que comenzó con una cena en la Casa Blanca y concluye hoy, es la cuarta desde que en 2010 Obama lanzara esta iniciativa que se ha repetido desde entonces cada dos años.

A la cita en Washington asisten líderes de más de 50 países, con la notable ausencia de Rusia, la nación con el mayor arsenal nuclear del mundo.