Por cada estimación, un desmentido. Las cifras y advertencias que Bruselas ha divulgado en los últimos meses alertando sobre el déficit excesivo en que estaba incurriendo España en 2015, han sido rebatidas constantemente por el Gobierno con un llano "cumpliremos el objetivo" o con un "ya se equivocó Bruselas en otras ocasiones".

Pero la coartada de la duda se ha acabado. Hacienda ha oficializado este jueves la cifra de Ejecución Presupuestaria en 2015 y ha admitido que incumple el límite del 4,2% acordado con Bruselas en el Plan de Estabilidad. Tampoco será el 4,5%, como dijo Rajoy hace semanas tras meses de presiones de Bruselas para que admitiera el desvío previsto y tomara medidas al respecto. Ha sido el 5,16%, casi un punto por encima del límite.

Los últimos seis meses han sido un trampolín constante de desmentidos del Gobierno a las estimaciones de incumplimiento que le llegaban de la Unión Europea —incluyendo un tenso rifirrafe con el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici—, pero también de la Autoridad Fiscal que depende de Hacienda y que fundó el Gobierno para controlar las finanzas públicas.

Estas son las fechas fundamentales del nuevo incumplimiento del déficit en España, el cuarto consecutivo en la legislatura de Rajoy.

Crónica de un déficit anunciado y constantemente desmentido

5 de octubre:

  • Bruselas: "España incumplirá el déficit en 2015 y 2016". El comisario Moscovici, tras estudiar los presupuestos que España envió a la Comisión Europea en verano, consideró que España iba a incumplir el objetivo de déficit que España se fijó en el Plan de Estabilidad pactado con Bruselas y que tenía su reflejo en los presupuestos de 2015 (4,2%) y de 2016 (2,8%). "Ya lo dijimos en primavera", afirmó el francés Moscovici, que alertó de que las cuentas presentadas por España en verano no contenían datos actualizados de las autonomías. La Comisión calculó que España se desviaría tres décimas en 2015 (4,5%) y siete décimas en 2016 (3,5%).
  • El Gobierno lo rechaza: "Absolutamente convencidos de cumplir el límite del 4,2%". Las palabras del socialista Moscovici levantaron polvareda en los pasillos de Bruselas y algunos incluso le acusaron de realizar "electoralismo" para favorecer al PSOE en las urnas en las elecciones del 20-D. El ministro De Guindos negó que se fuera a producir el desvío. "Que hay un riesgo de incumplimiento es la opinión del comisario, nosotros estamos absolutamente convencidos de que en 2015 cumpliremos el objetivo del 4,2% del PIB teniendo en cuenta la evolución de ingresos y gastos públicos", señaló. "No nos pedirán más recortes", zanjo el titular de Economía. La oposición, sin embargo, consideraba ya que el Gobierno "mentía a los españoles".

13 de octubre:

  • Bruselas insiste: "Hay riesgo de incumplir, tomen las medidas necesarias". La Comisión, en un dictamen que se aplazó una semana por el rifirrafe con Moscovici,  confirma el "riesgo" de que España incumpla los objetivos de déficit en 2015 y 2016. Pide ejecutar "rigurosamente el presupuesto de 2015", considera "optimista" el presupuesto de 2016 y exhorta a al Gobierno saliente de las urnas a tomar a "las medidas necesarias" para llegar al 2,8% de déficit, modificando "lo antes posible" los Presupuestos y con un plan actualizado que incluyese medidas regionales plenamente especificadas. El dictamen lo presentó un Moscovici visiblemente molestos. "Son las mismas cifras de la semana pasada. No han cambiado. Seguimos las reglas, no hacemos ideología. El desvío está presente", dijo visiblemente molesto.
  • El Gobierno vuelve a negarlo: "España siempre acaba cumpliendo, no como en otras épocas". De Guindos volvió a rebatir los avisos de Bruselas. "España siempre acaba cumpliendo", dijo el ministro. El presidente Rajoy también salió esta vez al quite. "España no va a incumplir el déficit, probablemente Bruselas estaba pensando en otras épocas en que nos desviábamos hasta tres puntos", señaló Rajoy en referencia al déficit con Zapatero. No era cierto. El Gobierno español incumplió el déficit pactado con Bruselas durante sus cuatro años de legislatura.

1 de diciembre:

  • La Autoridad Fiscal: "Las comunidades duplicarán el déficit": Las estimaciones de desvío ya no solo vienen de fuera. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) —organismo dependiente de Hacienda para vigilar el control del gasto y la ejecución presupuestaria— afirma que el déficit autonómico se desviaría en 2015 entre el 1,5% y el 1,6% del PIB, de ocho a nueve décimas sobre el objetivo (-0,7%). Solo seis autonomías cumplirían. El resto estaría por encima, sobre todo Cataluña (-2,8%), Extremadura (-2,5%), Murcia (-2,4%) y Comunitat Valenciana (-2,1%). Y al AIReF avisó al Gobierno de que estas autonomías presentarías un "elevado riesgo de incumplimiento".

4 de diciembre:

  • Bruselas empeora aún más sus previsiones de déficit para España: La Comisión Europea publica sus previsiones macroeconómicas y afea aún más sus augurios para España. Si en octubre pensaba que se desviaría un 4,5% en 2015 y un 3,5% en 2016, esta vez empeora tres décimas más el desvío en 2015 (hasta el 4,8%) y una más en 2016 (3,6%).  Bruselas avisa que si no se toman medidas, no se bajará del 3% hasta 2017, un año de retraso sobre lo pactado. Y vuelve a incidir sobre los "riesgos" y por la falta de "moderación de gastos en el nivel de los Gobiernos regionales".
  • El Gobierno lo rechaza otra vez, apelando a que se crecerá más de lo piensa Bruselas. El Ejecutivo de Rajoy, ya en funciones en esa fecha, mantiene los cálculos y atribuye la discrepancia con Bruselas a las diferentes estimaciones de la tasa de crecimiento, en la que confía para estrechar el desvío. La CE calculaba que España crecería un 3% en 2015 y el Gobierno calculaba un 3,3%. El crecimiento, finalmente, fue del 3,2%. La oposición, ya en campaña, empieza a sugerir que será necesario renegociar el déficit con Bruselas.

11 de febrero:

  • Rajoy admite por primera vez el desvío en 2015, pero lo limita al 4,5%: La mañana del 11 de febrero amaneció con una entrevista en Wall Street Journal a De Guindos, en la que el ministro admitía por primera vez un desvío "remediable" en el déficit. Rajoy los confirmó pocas horas después. España iba a cerrar 2015, según el presidente, con un déficit del 4,5% del PIB, tres décimas por encima del 4,2% previsto, pero tres por debajo del cálculo de Bruselas en sus previsiones de invierno. Y Rajoy empieza a sugerir a Bruselas, abiertamente, una nueva ampliación del plazo para bajar del 3%. "Lo que se puede hacer en un año se puede hacer en dos y es más cómodo", dice.

9 de marzo:

  • Bruselas se impacienta y exige a España actuar ya contra el déficit: Ni Gobierno en funciones, ni enroque de los partido al negociar la nueva investidura. La CE exige medidas inmediatas contra el déficit excesivo y lanza una "recomendación autónoma" para España porque estima de nuevo un "riesgo de incumplimiento del plazo para la corrección del déficit", sobre todo, "a nivel de las administraciones locales y autonómicas". Bruselas pide un plan de actuación antes de acabar el mes de abril y reprocha a España no haber tenido mano dura contra las autonomías al no aplicar "las medidas preventivas (ni las correctivas) para controlar las desviaciones" en las autonomías incumplidoras. "Esperamos un programa de reformas amplio", dice Bruselas.

27 de marzo

  • Se desvela que el Gobierno ya admitió a Bruselas el desvío desde octubre: Pese a que el presidente Rajoy y sus ministros repitieron el mantra del "cumplimiento" del déficit durante los últimos meses del año, Europa Press publica que ya el 15 de octubre España había enviado un informe a Bruselas admitiendo un desvío del 4,4% en el déficit de 2015, algo que había negado constantemente en los meses posteriores en los que insistía en que España "cumpliría" el límite del 4,2%.

31 de marzo