El índice de precios de consumo (IPC) registró en marzo una caída interanual del 0,8%, la misma que en febrero, y suma ocho meses consecutivos sin anotar tasas en positivo, según datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó por su parte en una décima hasta el 1,1%.

La caída de los precios en marzo, en tasa interanual, se debe principalmente a los precios de los carburantes (gasoil y gasolina), que subieron menos que hace un año. En concreto, el transporte disminuyó su tasa seis décimas, hasta el 5,3%.

Por su parte, los grupos con mayor influencia positiva fueron alimentos y bebidas no alcohólicas, con una variación del 1,7%, cuatro décimas más que en el mes anterior, a consecuencia de la subida de los precios de las legumbres y hortalizas frescas, frente a la bajada del año pasado.

También tuvo una influencia positiva el grupo de hoteles, cafés y restaurantes con un variación del 1,6%, dos décimas más que la registrada en febrero, a causa del aumento de los precios de los hoteles y otros alojamientos.

La tasa anual del IPC disminuyó en todas las comunidades autónomas, y los mayores descensos se registraron en Cantabria (1,1%), Canarias (0,9%), Baleares (0,7%) y Cataluña (0,6%), con bajadas de una décima en todas ellas. Andalucía y Extremadura, con caídas del 0,8 y 0,9% respectivamente, incrementaron sus tasas dos décimas respecto a febrero.