Elasmotherium Sibiricum
Una recreación de cómo debió ser el Elasmotherium Sibiricum, o Unicornio de Siberia. WIKIMEDIA COMMONS

No era precisamente parecido a la imagen que se tiene en la cabeza de lo que debería ser un unicornio, algo así como un caballo blanco, de planta imponente, nobleza y un cuerno nacarado en la testuz.

Sin embargo, el animal cuyos restos se acaban de hallar en Kazajstán y que han supuesto una revolución a causa de su datación, era grueso, desproporcionado, peludo y peligroso. Eso sí, tenía un cuerno en la cabeza de cerca de dos metros de longitud, pero grueso y grisáceo .

Se trata del sibiricu elasmotherium, un animal de la familia de los rinocerontes que se creía extinguido hace 350.000 años y que a la luz del hallazgo de un cráneo fosilizado y en buen estado en Kazajastán en realidad vivió hasta hace sólo 29.000 años.

Según un estudio publicado este mes en la revista American Journal of Applied Sciences lo más sorprendente es que un animal de esas características lograra sobrevivir hasta un periodo tan tardío. La explicación estaría en la región que le da nombre, Siberia, donde el animal peludo pudo haberse refugiado, en un hábitat que fue propicio más tiempo que en el resto del planeta.

Los investigadores tratan ahora de relacionar los factores ambientales y la extinción de las especies no adaptadas, lo que podría facilitar hacer proyecciones hacia el futuro.

Este animal se diferenciaba del rinoceronte actual en que sólo tenía un cuerno, mucho más largo y afilado, más grueso en su base, probablemente resultado de la fusión de los dos cuernos de la especie que sobrevivió hasta nuestros días.