Reparalia
Un pareja buscando casa. ARCHIVO

La venta de viviendas en España lleva meses creciendo. Claro que ni las cifras ni el tipo de compras son las de antes de la crisis. Se venden viviendas de segunda mano, básicamente. Sea nueva o usada, ¿cómo se entra con buen pie en nuestra nueva casa?

Seguro que es cosa de hacer una buena mudanza, de haber dejado la casa a nuestro gusto y de haberse tomado muy en serio su decoración. Pero si eres de los que cree en razones "menos razonables", tal vez quieras inaugurar dejando fuera las energías negativas. En el blog de Remax han repasado algunas de las tradiciones, más cercanas o lejanas, que se utilizan para atraer la buena suerte al cruzar el umbral de nuestra nueva casa.

El pan y la sal
Según la tradición judía, el pan y la sal deben ser los primeros objetos llevados a un nuevo hogar. La barra de pan asegura que los propietarios de la nueva vivienda nunca pasarán hambre, mientras que la sal traerá una vida que siempre estará llena de sabor.

La puerta al éxito
De acuerdo con la tradición irlandesa, cuando salgamos por primera vez del nuevo hogar, debemos salir por la misma puerta por la que entramos.

Bellotas contra los rayos
Según una costumbre nórdica, poner una bellota en el poyete o en el alféizar de una ventana ahuyentará los rayos.

Mejor un cepillo nuevo
Según la superstición de Estados Unidos, un viejo cepillo o escoba puede llevar toda la energía negativa de nuestro antiguo lugar de residencia al nuevo hogar.

Salvia contra las malas energías
Los nativos americanos solían quemar salvia seca para purificar sus hogares. Además, el humo que desprende sirve para ahuyentar insectos y da un buen olor a la casa.

Hervir arroz
Una tradición de la India sostiene que hervir la leche y el arroz en una olla hasta que rebose ayuda a la pureza y alarga la vida a los propietarios de viviendas. Otra tradición es de este país es ya más complicada de imitar: se trata de llevar una vaca al nuevo hogar y envolver una guirnalda de flores alrededor de su cuello.