Las guarderías privadas zaragozanas han empezado el curso a tope y ya resulta difícil encontrar hueco en ellas. Las solicitudes se han disparado tras las vacaciones y la mayoría de los centros acumulan listas de espera de hasta 15 niños, según sus responsables.

Estos centros son casi la única alternativa que tienen los padres para atender a sus hijos, ya que las guarderías públicas apenas tienen capacidad para 900 de los cerca de 24.000 niños de hasta 3 años censados en Zaragoza.

«Cada vez agotamos las plazas antes. En septiembre no vamos a poder matricular ni un niño nuevo», aseguraba la directora de una escuela infantil del Actur que tiene desde mayo a una docena de niños en lista de espera.

La mayoría de las escuelas infantiles están completas desde hace meses

En Zaragoza hay casi un centenar de guarderías privadas que el curso pasado atendieron a 4.200 menores. Su precio medio, 250 euros al mes (con comida), es cinco veces más elevado que el de los públicos (46 euros/mes).

Esta diferencia de precio se compensa, según los responsables, con horarios más amplios y servicios como psicólogos o idiomas. «No nos limitamos a cuidar a los niños, sino que trabajamos con ellos», explica la directora de un centro de Delicias.

El turno de mañana, a tope

Aunque casi todas las guarderías privadas abren de 7.30 a 20 horas, los niños pasan allí una media de cuatro horas y la mayoría de ellos se van a casa antes de comer. La asistencia cae por las tardes, ya que apenas tres de cada diez niños permanecen en el centro a partir de las 17 h. Para atender a los niños, la ley exige que haya un técnico de guardería por cada 8 bebés de hasta 12 meses , uno para cada 13 niños menores de dos años y otro por cada niño de hasta tres.

Los colegios, casi llenos

Los colegios también están a tope y decenas de centros iniciarán el lunes el curso con 25 niños por aula en infantil, el máximo permitido por Educación .

Los colegios más llenos están en Actur y Santa Isabel, dos de las zonas con más niños censados, así como Delicias y Las Fuentes, donde se concentra la población inmigrante.