rebajas pisos zaragoza
Escaparate de una agencia, donde se anuncian rebajas en precios de los pisos. F. S.

Vender un piso en Zaragoza ya no es tarea sencilla y las agencias recurren a las rebajas para dar salida a los inmuebles. Según los expertos, el tiempo medio para vender un piso de segunda mano ha pasado de los tres meses que se tardaba hace un año a más de seis, lo que está empezando a provocar un descenso en los precios de venta.

Las inmobiliarias promocionan en sus escaparates y portales de Internet los descuentos, que oscilan entre los 6.000 y los 24.000 euros, en función de la urgencia por vender el piso.

La cantidad
de la rebaja depende
de la urgencia del propietario"
Un piso de 83 metros al lado del Parque Grande por 11.200 euros menos (de 227.500 a 216.300), otro de 68 metros en el Portillo con un ahorro de 28.000 euros (de 236.920 a 208.920)o uno de 71 metros en Las Fuentes con una rebaja de 18.030 euros (de 192.324 a 174.294) son sólo algunos ejemplos de las rebajas inmobiliarias.

«En casos de mucha necesidad, algunos propietarios han bajado el precio hasta 42.000 euros», explica Antonio García, de Fincas Espartero. Las sociedades de tasación, a su vez, han empezado a ajustar los precios del mercado inmobiliario.

Los descuentos, aseguran las agencias consultadas, podrían aumentar hasta finales de año por el exceso de oferta de pisos para vender. «El euríbor ha subido mucho y las hipotecas se han disparado. La gente cada vez es más reacia a comprar una casa por miedo a no poder hacer frente a los pagos», explican.

Se buscan casas de hasta 200.000 euros

A la hora de comprar piso, los zaragozanos buscan sobre todo viviendas de hasta 200.000 euros, preferiblemente pisos de tres habitaciones que no necesiten reforma y estén situados en inmuebles con ascensor. «Los pisos que se venden por menos de esta cantidad, normalmente necesitan reformas o son plantas altas en edificios sin ascensor», explican en Fincas Espartero. Las viviendas más caras, a partir de los 300.000 euros, tardan más en venderse, así como las promociones de obra nueva.

Un sector en crisis

Cierre de oficinas inmobiliarias. La dificultad para vender pisos ha provocado el cierre de decenas de agencias inmobiliarias de Zaragoza. En la avenida de Madrid, por ejemplo, han dejado de funcionar siete oficinas desde principios de año.

Cuidado con los chollos. Las organizaciones de consumidores han alertado sobre las prácticas irregulares de algunas agencias, sobre todo las que se comprometen a comprar ellas mismas el piso en caso de no encontrar vendedor en un periodo de tiempo determinado. Las organizaciones recomiendan pedir que este compromiso sea por escrito.

El alquiler se resiente. El miedo de los zaragozanos a hipotecarse se nota cada vez más en el mercado de alquiler. La elevada demanda ha provocado que los pisos sean cada vez más caros y resulta muy difícil encontrar una vivienda por menos de 600 euros al mes.