La estrategia de Estado Islámico en Europa: mencionan España, pero menos que otros países

  • Dos miembros de Estado Islámico han detallado a 'The Guardian' lo que se habló durante una reunión clave de sus líderes días antes de los atentados de París.
  • En un encuentro en la ciudad siria de Tabqa trataron los próximos pasos a seguir y cómo debían cambiar el enfoque para exportar el terror y el caos a Europa.
  • La clave estaba en enviar de vuelta a casa a combatientes extranjeros para que establecieran células durmientes a la espera de recibir órdenes de ataque.
  • En la reunión hablaron de enfocar su estrategia en Italia, Bélgica, Francia, Alemania y el Reino Unido: "Dijeron que el Reino Unido era el país más difícil".
  • "Bélgica era fácil. También mencionaron España, pero no tanto como el resto", ha asegurado uno de los miembros de Estado Islámico.
Un policía francés ayuda a un herido que ha sido víctima del ataque a la sala Bataclan, uno de los escenarios de los atentados yihadistas de París del pasado 13 de noviembre.
Un policía francés ayuda a un herido que ha sido víctima del ataque a la sala Bataclan, uno de los escenarios de los atentados yihadistas de París del pasado 13 de noviembre.
GTRES

¿Cómo y cuándo gestó Estado Islámico los atentados de Bruselas? ¿Son los únicos que han planeado o tienen otros en el punto de mira? La respuesta puede estar en lo revelado por dos combatientes de esta organización terrorista al diario británico The Guardian acerca de una reunión de Estado Islámico en la que se habló de varios países europeos donde atentar, como Francia, Bélgica, Italia o Reino Unido. Aunque también mencionaron España, lo hicieron en menor medida.

Días antes de los atentados de París, los líderes de Estado Islámico se reunieron en la ciudad siria de Tabqa para tratar los próximos pasos que debía dar la organización terrorista. A la reunión acudieron funcionarios de alto nivel de todo el denominado "califato", que atravesaron el territorio bajo los constantes ataques aéreos.

Lo que allí se habló, siempre según los detalles de estos dos miembros de Estado Islámico, fue de una fase crítica en la evolución del grupo, y que consistía en un nuevo enfoque para exportar el caos a Europa. Además, contaban con 200 militantes en todo el continente europeo preparados para recibir órdenes. Según revelaron estos conocedores de lo que se discutió en dicha reunión, el estado de ánimo allí era triunfante.

Nuevo objetivo: ciudades europeas

La nueva estrategia suponía cambiar el foco de atención a las capitales europeas y dejar de poner todos los esfuerzos de la organización en contener el territorio conquistado en Siria e Irak, al tratarse de una causa que reconocen difícil de vencer, ya que tienen en su contra numerosos estados con diferentes fuerzas aéreas y grandes capacidades de espionaje.

Precisamente esta semana, el Ejército sirio ha ganado posiciones a Estado Islámico en el terreno y ha reconquistado la ciudad monumental de Palmira, tomada hace 10 meses por los yihadistas.

Ahora, el grupo tendría la capacidad de llevar "la lucha" al corazón de su enemigo. El medio perfecto para ello serían las porosas fronteras de Europa: no solo a través de desplazamientos convencionales, sino utilizando también la ruta de los refugiados empleada por cientos de miles de sirios e iraquíes que huyen de la guerra. Es decir, Estado Islámico ha empezado a priorizar el control de la población sobre el control de la geografía.

Uno de los métodos de propagación de Estado Islámico, detallado en la reunión, sería la vuelta a casa de los combatientes extranjeros, una pequeña parte de los 25.000 combatientes que se estima que viajaron a Irak y Siria en los últimos años y que ahora están a la vanguardia de la "próxima generación" de esa yihad global. Se trataría de formar células durmientes a la espera de recibir órdenes para atacar.

De hecho, según la agencia AP, Estado Islámico ha entrenado a unos 400 combatientes con el objetivo de ejecutar oleadas de ataques. Para ello desplegarían células terroristas como las que atentaron en París el 13-N y en Bruselas, con órdenes de elegir el momento, lugar y método para conseguir un mayor número de víctimas mortales.

Esta red de células ágiles y semiautónomas muestra el alcance que tiene el grupo extremista en Europa aunque esté perdiendo terreno en Siria e Irak. "Los líderes del califato creen que te conocen mejor de lo que tú mismo te conoces", aseguran estos dos miembros de Estado Islámico.

¿Dónde atentar?

Según lo detallado por ambos combatientes de Estado Islámico, los líderes de la organización decidieron enfocar su estrategia en Italia, Bélgica, Francia, Alemania y el Reino Unido, aquellos países donde más grande sería el daño. "Dijeron que el Reino Unido era el país más difícil donde atentar", aseguró un miembro de Estado Islámico. "Pero Bélgica era fácil. También mencionaron España, pero no tanto como el resto".

Según la visión trasladada por ambos yihadistas, los líderes de Estado Islámico creen que las sociedades europeas son fáciles de debilitar mediante el salvajismo. Uno de ellos agregó que los altos cargos de esta organización tienen un profundo conocimiento de la arquitectura política europea y de los temores de su gente. "En la reunión se habló de qué sociedades se desmoronarían primero y de lo que eso significaría. Pensaron que grandes ataques llevarían la presión sobre la Unión Europea e incluso la OTAN. Esto sería lo ideal para ellos".

Los atentados del pasado 22 de marzo atacaron de lleno el corazón de las instituciones europeas, Bruselas, donde también tiene su sede la OTAN.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento