El estado del carril bus entre la Macarena y la calle Recaredo es «deplorable» y «peligroso» y se encuentra en una situación de «abandono absoluto», según la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Agrupación Sindical de Conductores (ASC).

Faltan separadores en algunas zonas, señalan, y hay puntos que sí los tienen, pero los tornillos que los sujetan están sueltos, lo que puede acarrear pinchazos.

Además, ambas agrupaciones critican el uso de dos modelos distintos de separadores en distintos puntos, lo que dicen, puede deembocar en accidentes en el tráfico rodado.

Esta situación, aseguran, «está produciendo un incremento del grado de estrés de los conductores» de los autobuses urbanos. Tanto CGT como ASC critican que el Ayuntamiento «no haya hecho absolutamente nada por mejorar» las condiciones de este carril.