Casi dos meses después de la polémica imagen de un niño corriendo junto a su padre delante de los toros en los sanfermines de Pamplona, la escena se ha vuelto a repetir, esta vez en la Comunitat.

Sospechan que los padres estaban en el evento.

En aquella ocasión, la acción motivó la apertura de diligencias contra el padre, a quien el juez retiró las visitas al menor. Ahora, un joven de 15 años ha acabado en el hospital, con una herida en la cara posterior del muslo derecho, tras ser corneado el pasado domingo en la localidad castellonense de Burriana, que celebra estos días las fiestas de la Misericòrdia.

Instantes antes, el astado había corneado a un adulto de 46 años. Ambos fueron intervenidos en Burriana, y ayer continuaban "estables" en la planta de cirugía del hospital de La Plana, en Vila-real.

Rubiales, que así se llama el toro, embistió al adolescente, de nacionalidad colombiana, en un festejo denominado Bou per la vila, que organiza una peña taurina de la localidad en un recinto cerrado, pero en la calle.

El concejal de Fiestas, Francisco Isach, calificó de "desagradable" el suceso, y reveló que la comisión que organiza los festejos "apercibió dos veces al menor" para que se fuera, pero éste volvió a entrar. El edil apuntó la posible presencia de los padres del joven en el acto, pues ambos llegaron "a los diez minutos" a la enfermería donde le practicaron los primeros auxilios.

Fuentes de la Policía Local del municipio castellonense aseguran que los encargados de controlar la entrada "son los organizadores", en este caso la taurina Penya de Penyes. Los agentes acuden en caso de altercados o alteraciones del orden.

"Los padres han de ir con ellos"
"Hay anuncios, se hace un pregón, y aun así, los menores se cuelan". El presidente de la Federación de Peñas de Bous al carrer, Manuel Vicent, cree "muy difícil" controlar el acceso de los menores de 16 años a estos espectáculos, sobre todo en poblaciones grandes. Por ello, cree que en estos casos sólo cabe actuar contra los padres, que "deben acompañar a los menores, pero como público, no como participantes". Según las estadísticas de la Federación, la Comunitat celebra entre 2.300 y 2.400 de estos festejos al año, con "uno o dos accidentes al año". Según Vicent, los menores falsean su edad y se cuelan en grupos.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE CASTELLÓN .