La avenida de Dénia (entrada norte de Alicante), contará con dos nuevos pasos inferiores soterrados en la rotonda de entrada de la N-332, para aliviar así el elevado tráfico que se origina allí a diario.

El primero se ejecutará bajo esa misma glorieta, con dos carriles de circulación por sentido, con dirección a Santa Faz, y que obligará a la Generalitat a expropiar algunos terrenos cercanos a la ONCE.

El segundo vial, en curva, se hará en el enlace de acceso a la A-7 y Vistahermosa (entrada a Alicante), y sólo tendrá un carril para la circulación.

Según estimó ayer Victorino Sánchez, secretario Autonómico de Obras Públicas, «los viales se finalizarán en octubre de 2008, sin desviar el trafico, manteniendo siempre los dos carriles por sentido».

Estos dos nuevos viales se añadirán a los tres ya previstos de soterrar en el proyecto inicial (en los cruces de la avenida con el Bulevar del Pla, la Gran Vía y la Vía Parque)

50 millones de euros
Las obras de la avenida de Dénia, que comenzaron a principios de año, cuentan con un presupuesto superior a los 50 millones de euros y pretenden convertir el acceso norte a Alicante, que en la actualidad es carretera nacional, en vía urbana. También se prevé la renovación de aceras, alumbrado y la plantación de arbolado.

Hasta diciembre «se trabajará en los laterales de la avenida, y a partir de enero de 2008 comenzarán las obras en la vía central para evitar las menores molestias», según aseguró Mario Flores, conseller de Infraestructuras y Transporte.