Los restos de la plaza de toros, aparecidos durante las obras de ampliación del parking del Triunfo y que datan del siglo VIII, estarán a la vista de todos pero aún no se sabe de qué forma. Representantes del Ayuntamiento de la capital y la Delegación de Cultura estudiarán la semana que viene in situ la viabilidad de la actuación, que «no implicará nuevas obras en superficie», garantizaba ayer el portavoz del equipo de Gobierno local, Juan García Montero.

El también edil mantuvo una reunión, junto a otros compañeros de Alcaldía, con el delegado de Cultura, Pedro Benzal, a fin de desbloquear proyectos importantes enfrascados desde hace años por las desavenencias entre ambas instituciones.

La integración en el aparcamiento de los restos arqueológicos del coso, cuya aparición supuso un importante retraso en las obras del parking y pérdida de plazas, queda pues garantizada tras el encuentro de ayer. «Sólo falta que los técnicos concreten un proyecto viable que no implique más perjuicios para el Ayuntamiento», matizaba Benzal.

Reforma de los jardines

La misma «buena sintonía», en palabras del delegado, reinó a la hora de hablar del proyecto del Salón. La reforma de los jardines, paralizada en verano, se retomará en breve con la idea de terminarla antes de la primavera.

En cuanto a la fase del proyecto que afecta al paseo, Ayuntamiento y Cultura redactarán de forma conjunta el estudio para «evitar que el proyecto nos sea devuelto porque no cumple los requisitos», explicaba la concejala de Urbanismo, Isabel Nieto. Las autoridades aprovecharon para fijar un calendario de reuniones de las que saldrán, afirmaron, acuerdos para el espacio escénico o el Plan Director de la Alhambra