La Comunidad de Madrid plantará 15 millones de árboles de 52 especies diferentes dentro del marco establecido por el Plan de Repoblaciones 2006-2010 regional que pretende evitar la desertización y mejorar la calidad de aire, según anunció hoy la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Beatriz Elorriaga, tras la inauguración de la VII Conferencia de Naciones Unidas para la Lucha Contra la Desertificación que se celebra en Madrid.

La lucha contra la desertificación debe dirigirse a la protección de ríos, embalses y superficies arboladas

El acto fue presidido por los Príncipes de Asturias y contó con la presencia, entre otros, de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, del presidente de la Convención y ministro de Medio Ambiente de Kenya, David Mwiraria, y del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

La consejera explicó que la lucha contra la desertificación debe dirigirse a la protección de ríos, embalses y humedales, así como a incrementar las superficies arboladas, "ya que combaten la erosión, la sequía y el empobrecimiento del medio natural y actúan como sumideros de CO2, lo que supone uno de los pilares fundamentales para frenar los efectos perniciosos del cambio climático".

Estrategia de calidad

Para combatir este problema, la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha la 'Estrategia de calidad del aire y cambio climático (2006-2012) Plan azul', que incluye más de un centenar de medidas ambientales y que pretende reducir las emisiones de CO2 actuales en 4,5 millones de toneladas en 2012, año de cumplimiento del Protocolo de Kyoto.

El plan permitirá que una de cada tres hectáreas de la región sea arbolada

El Plan Azul incluye el Plan de Repoblaciones 2006-2010, cuyo objetivo fundamental, según dijo la consejera de Medio Ambiente, es plantar 15 millones de árboles,--tres millones este mismo año--, "que permitirá que una de cada tres hectáreas de la región sea arbolada y que supondrá una reducción de 500.000 toneladas anuales de CO2".

El Plan de Repoblaciones, que cuenta con un presupuesto superior a los 69 millones de euros, plantará 52 especies vegetales autóctonas, "lo que permitirá mejorar la biodiversidad de las masas arboladas actuales", según Elorriaga.