Estado Islámico, derrotado en Palmira: el ejército sirio toma el control de la histórica ciudadela

  • Los soldados, apoyados por grupos de defensa populares, se hicieron con la ciudadela tras causar "grandes pérdidas" en las filas del EI.
  • Al menos cuarenta combatientes del EI y nueve miembros de las fuerzas prorrégimen han perdido la vida en los enfrentamientos en esa área.
  • El Estado Islámico había ocupado Palmira, cuyas ruinas grecorromanas son Patrimonio Mundial de la Unesco, el pasado 20 de mayo.
Fotografía facilitada hoy 24 de marzo de 2016 de la ciudad histórica de Palmira, en el centro de Siria, tomada el 12 de noviembre de 2010.
Fotografía facilitada hoy 24 de marzo de 2016 de la ciudad histórica de Palmira, en el centro de Siria, tomada el 12 de noviembre de 2010.
EFE/Youssef Badawi
Este viernes el ejército sirio ha difundido por las redes sociales imágenes en las que se puede comprobar cómo los soldados del régimen se encuentran ya en Palmira combatiendo contra el DAESH para recuperar el control de la histórica ciudad. Se trata del mayor triunfo del régimen de Bassar Al-Assad en la guerra de Siria desde la intervención de Rusia el pasado septiembre.

El Ejército sirio ha arrebatado este viernes defnitivamente al grupo terrorista Estado Islámico (EI) el control de la antigua ciudadela de la ciudad monumental de Palmira, en el este de la provincia central de Homs, según la televisión oficial del país.

La cadena, que citó fuentes militares, apuntó que los soldados, apoyados por grupos de defensa populares (milicias progubernamentales), se hicieron con el dominio de la ciudadela, tras causar "grandes pérdidas" en las filas del EI. Las tropas de Al-Assad habían logrado entrar este pasado jueves en Palmira a través de los barrios del sur y tomando el dominio de varios montes.

En los combates de ayer, un coche bomba de los radicales estalló en la zona de Wadi al Qabur, al noroeste de Palmira, causando la muerte de varios efectivos gubernamentales, señaló el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG añadió que desde la jornada de ayer al menos cuarenta combatientes del EI y nueve miembros de las fuerzas prorrégimen han perdido la vida en los enfrentamientos en esa área, entre ellos un oficial de las fuerzas especiales rusas murió durante la ofensiva.

Numerosos yihadistas han huido en varios convoyes de la ciudad ante el avance de las Fuerzas Armadas. En cuanto a la población civil, "apenas quedan ciudadanos en Palmira, porque la mayoría se ha marchado", subrayó Al Barazi. Quienes permanecen en Palmira son aquellos que no han tenido medio de transporte.

La Unesco, eufórica por la liberación de la ciudad

El Estado Islámico ocupó Palmira, cuyas ruinas grecorromanas son Patrimonio Mundial de la Unesco, el pasado 20 de mayo, tras una ofensiva en la que conquistó amplias partes del este de la provincia de Homs, fronteriza con Irak. Situada en un oasis, Palmira fue en el pasado uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto de Siria.

La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, saludó la "liberación" del enclave arqueológico. "La UNESCO está preparada para ir rápidamente hasta allí junto a responsables sirios de antigüedades, en cuando las condiciones de seguridad lo permitan, en una misión de evaluación de los daños y de protección del patrimonio inestimable de la ciudad", subrayó.

La máxima representante de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) destacó que "desde hace un año, el saqueo de Palmira es símbolo de la limpieza cultural que arrasa a Oriente Medio".

Desde que tomaron su control, los extremistas han dinamitado tres emblemáticas torres funerarias del siglo I d.C., además del templo de Bel, el templete de Bal Shamin y el arco del triunfo. El teatro romano de Palmira ha sido empleado por el EI como escenario para asesinar a sus prisioneros, como ocurrió en julio, cuando 25 soldados sirios fueron ejecutados a tiros por menores de edad reclutados por los yihadistas.

Bokova recordó que la destrucción deliberada del patrimonio es "un crimen de guerra", y avanzó que su organización se volcará en documentar esos daños para que "no queden impunes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento