Efectivos de la Policía Nacional y de la Policía Local de Córdoba asistieron hoy, sin necesidad de intervenir, a la marcha voluntaria de la única familia de rumanos de etnia gitana que aún permanecía en el asentamiento del solar de la carretera del Aeropuerto que debían desalojar hoy los agentes por orden judicial.

La teniente de alcalde de Bienestar Social, Ana Moreno, quien acudió hoy a dicho solar junto al concejal de Seguridad y Movilidad, José Joaquín Cuadra, explicó que, de hecho, "esta familia estaba ya recogiendo sus últimas pertenencias cuando llegó la Policía, mientras que con los anteriores integrantes del asentamiento ya ha venido trabajando en los últimos días el Equipo de Intervención Social de Calle del Ayuntamiento, de tal forma que, gracias al trabajo previo realizado de concienciación e información, el levantamiento se ha hecho sin ningún tipo de incidente".

Así, decenas de rumanos habían abandonado ya, entre el jueves y el viernes de la pasada semana, y continuaron haciéndolo también durante este pasado fin de semana, el asentamiento chabolista que montaron al ocupar, hace meses, el mencionado solar, propiedad de una constructora, que proyecta levantar viviendas y un centro de ocio en un lugar que, tras su abandono escalonado por el centenar aproximado de personas que lo ocupaba, hoy es objeto de la intervención de los operarios de la empresa municipal Sadeco, para su limpieza.

En cuanto a la situación en la que quedan ahora los rumanos que vivían en el solar de la carretera del Aeropuerto, Moreno señaló que, "a las familias que así lo han querido se les han venido ofreciendo los recursos municipales de los que se disponen para abordar la situación dramática de un levantamiento", como un alojamiento temporal y otras "alternativas que permitan su paso a una situación normalizada, pero, evidentemente, se les exige también que adquieran una serie de compromisos, como no mendigar y escolarizar a sus hijos".

Tres familias, según detalló la teniente de alcalde de Bienestar Social, son las que hasta ahora "han sido atendidas por trabajadores sociales del Ayuntamiento en el Centro de Servicios Sociales más cercano al asentamiento, es decir, en esta ocasión, para poder realizar una intervención más integral y de calidad, no sólo ofreciéndoles recursos puntuales en plena calle, pues se dispuso esta medida, ya que todo ciudadano se merece, a la hora de demandar ayuda, la confidencialidad que ofrece un despacho".