Una chica anda sobre el agua en Málaga (EFE)
Una chica prueba el ingenio en Málaga (EFE) EFE

Cualquiera puede ya experimentar lo que se siente al caminar sobre el agua.

El 'milagro', hasta ahora limitado a relatos de la Biblia o novelas de ficción, es posible gracias al ingenio de una empresa que, en su afán de traer a España productos novedosos, encontró en China lo que pretendía que fuera la sensación de las costas españolas: las bolas acuáticas .

La empresa que lo comercializa en España es Vehículos con Ingenio. La bola, transparente, se llena de aire. Dentro pueden ir una o dos personas, y aunque hay aire para dos horas, se recomienda no estar dentro más de quince minutos.